19 de abril de 2016

La tragedia evitable

El pasado jueves, una noticia ha vuelto a activar las alarmas en las conciencias de los españoles: "un edificio se puede derrumbar". La tragedia del colapso del inmueble de Los Cristianos pone de nuevo encima de la mesa la necesidad de la implicación de los técnicos en el mantenimiento, la conservación y las dirección de obras en los edificios.
Parte del edificio 'José Julián' se ha derrumbado en el núcleo de Los Cristianos, en el municipio de Arona (Tenerife), ubicado concretamente en la calle Amalia Alayón. Foto: @CopeCanarias

Una tragedia como la acontecida en Los Cristianos la pasada semana ha sido el detonante para que se ponga encima de la mesa la necesidad de dos importantes labores de los técnicos de la edificación: la inspección de edificios y el control de las obras.

Y es que, según parece, esta catástrofe se dio por la confluencia de una serie de factores, como suele ser corriente en este tipo de circunstancias: principalmente un problema estructural existente -con la aparición de varias grietas ya desde al menos 2004-, junto a la presencia de la realización de obras de reformas sin su correspondiente licencia ni control técnico cualificado.

Por desgracia, ambas situaciones son comunes, ya que los costes de mantenimiento suelen ser considerados como un gasto y no una inversión que evita costosas obras futuras (y graves problemas) y la presencia de un técnico en las obras -sobre todo de pequeña envergadura (lo que no siempre significa pequeña complejidad técnica)- se entiende como un sobre-coste innecesario, dándose el caso de quien opina que el obrero sabe incluso más que el técnico.

Por un lado, las inspecciones periódicas de edificios se encuentran inactivas en todo el archipiélago canario (como ocurre en muchas otras regiones de España). Ni las antiguas ITEs ni los actuales IEEs están funcionando de forma activa en ningún municipio de las islas. Pero lo más curioso de todo es que en Canarias exista una normativa de reciente aprobación, específica para la inspección de los edificios turísticos (ITT), y tampoco se esté aplicando.

Esta situación se agrava cuando conocemos que la arquitectura canaria es -en general- de escasa calidad (debido principalmente a la baja renta per cápita y a las favorables condiciones climáticas) y que no existe cultura de mantenimiento de los bienes edificados, dando lugar a un fatídico caldo de cultivo en una región que vive principalmente del sector servicios (y de la construcción que éste mueve), en donde gran parte de la edificación turística se ha construido a golpe de boom inmobiliario.


Ejemplo de la situación de las obras ilegales en el caso de Galicia. Fuente: Faro de Vigo

Por otro lado, la dirección y el control de obra -obligatorios en obran de nueva planta- queda diluida en obras menores -como las de reparación o mantenimiento- y en muchos casos desaparece en obras de reforma o rehabilitación, dada la dificultad de la supervisión de las obras que se realizan "de puertas para adentro".

En este sentido, los técnicos también tenemos que asumir nuestra parte de culpa, ya que existen algunos profesionales poco amigos de pasarse por las obras, lo que genera en la sociedad la sensación de que nuestra presencia en el proceso de construcción tampoco tiene tanta importancia.

Finalmente, y teniendo una visión positiva de todo esto -si es que se puede- parece que esta desgracia ha "metido el miedo en el cuerpo" tanto a propietario como a las Administraciones (la primera la de Arona que ya está a marcha forzada redactando la ordenanza ITE) y se está produciendo una reacción encaminada a garantizar el estado de conservación de los edificios, al menos los de una antigüedad superior a 50 años, aunque ya desde muchos sectores profesionales (arquitectos, aparejadores, administradores de fincas, ...) se está manifestando que este plazo es demasiado amplio, siendo necesario reducirlo al menos a 35 o 25 años.

7 comentarios:

  1. Respaldo todos los aspectos comentados en el artículo. El ciudadano español sólo ve los costes como gastos cuando son inversiones. Tanto en obras de locales como comunidades de vecinos... "Lo tramito como obra menor ..." . como técnicos hay que advertir y educar y hacernos valer. Tampoco es excusa los bajos honorarios para no hacer visitas y control de obra. Jcc

    ResponderEliminar
  2. Respaldo todos los aspectos comentados en el artículo. El ciudadano español sólo ve los costes como gastos cuando son inversiones. Tanto en obras de locales como comunidades de vecinos... "Lo tramito como obra menor ..." . como técnicos hay que advertir y educar y hacernos valer. Tampoco es excusa los bajos honorarios para no hacer visitas y control de obra. Jcc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Jose Carbonell:

      Nosotros tambien creemos que una de las funciones de los técnicos debe ser educar a la sociedad. Por contra, aquellos técnicos que no realizan su trabajo como debieran nos dejan en mal lugar a todos.

      Gracias por el comentario y por leernos.

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar
  3. Pienso que a la conservación y mantenimiento del edificio no se le da importancia que debería tener.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Fernando:

      Ciertamente está del todo desproporcionada si la comparamos con el cuidado y el mimo que -en general- se cuida y mantiene un vehículo, un objeto que por mucho mantenimiento que se le dé va a depreciar su valor y que éste ronda en torno a una décima parte del de la vivienda. Sin embargo, nadie se salta las revisiones del coche y muchos le sacan brillo todos los domingos mientras la fachada de su casa lleva 20 años sin recibir una mano de pintura, por poner un ejemplo.

      Muchas gracias por leernos y por el comentario.

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar
  4. En todo de acuerdo, y un paso más: ¿no debería ser obligatorio un técnico de cabecera? Todas las fincas cuentan con un administrador para los asuntos económicos, y sin embargo el técnico viene cada 10 años...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada amiga:

      Efectivamente la imagen del técnico de cabecera es cada día más evidente que debería ser obligatoria. Nosotros también hemos tratado este tema en algunas entradas, que esperamos te resulten de interés:
      · http://blog.deltoroantunez.com/2014/09/que-tiene-mi-edificio-arquitecto.html
      · http://blog.deltoroantunez.com/2015/10/el-arquitecto-de-cabecera.html

      Muchas gracias por el comentario y por leernos.

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar