2 de diciembre de 2013

Canarias: El vergel de la mala construcción

Todos los que vivimos en Canarias sabemos que lo hacemos en un lugar privilegiado. Un entorno natural marcado por la variedad de ecosistemas, la riqueza multicultural que se muestran en sus costumbres y tradiciones y sobre todo un clima inmejorable de agradables temperaturas.
Consideradas como las islas de la eterna primavera, han creado el mito, supongo que a causa de la publicidad turística, principal fuente de ingresos del archipiélago, que las temperaturas oscilan entre los 18 y 24°C durante todo el año1.
Si bien estos datos ayudan a atraer muchos turistas a nuestras costas en busca de sol y playa, cualquier residente isleño sabe que esta información es completamente falsa. Tal vez algunos núcleos costeros se acerquen a estos valores aunque, aún así, deberíamos ampliar el rango a unos 15 y 27 ºC, además de que el alto grado de humedad relativa provoca veranos bochornosos (pegajosos) e inviernos "entumecedores" (se mete el frío en los huesos) junto con los vientos frecuentes y el polvo en suspensión (calima) reducen el nivel de confort, a pesar de los rangos de temperatura mencionadas. Pero lo que realmente marca el clima de las islas son sus sorprendentes contrastes climatológicos en distancias tan cortas (microclimas), que provocan que en un determinado momento, en un punto de la isla estemos a 30 ºC mientras que en otro podamos estar a 13 ºC. En general, las temperaturas más cálidas se registran en las costas del sur de todas las islas, en donde la media anual supera los 20 ºC. Pero a medida que subimos en altitud, la temperatura media anual desciende, hasta 14 ºC por ejemplo en las cumbres de Gran Canaria, a 13 ºC en las de las islas de El Hierro y La Gomera, en las zonas altas de La Palma se llegan a registrar 9 ºC o en las Cañadas del Teide en Tenerife hasta 5 ºC. Por tanto, puede ocurrir que todo el Norte se encuentre nublado, incluso lloviendo, y en el Sur encontremos un sol resplandeciente. O que en canarias se alcancen temperaturas bajo cero, algo totalmente desconocido e impensable para algunos foráneos2.

Pues bien, esta tergiversación de la realidad ha ido más allá de un mero reclamo turístico, convirtiéndose en una verdad inmutable que ha trascendido a otros ámbitos, como es el de la construcción. La idea de que para vivir bien en Canarias es necesario solamente una hamaca y una sombrilla ha calado en nuestros legisladores que desarrollan normativas de edificación que tratan a Canarias como un paraíso de cuento de hadas.

Remontémonos a la anterior Norma Básica de la Edificación NBE-CT-79, sobre Condiciones Térmicas en los edificios (la primera en nuestro país) donde en su Artículo 4º, que definía la transmisión global de calor a través del conjunto del cerramiento y que por tanto es el grueso de esta normativa, dejaba exceptuados del cumplimiento de este artículo los edificios ubicados en las Islas Canarias. Siendo únicamente obligatorio el cálculo de la transmisión de calor a través de los cerramientos. Lo cual, para más INRI, se hacia de forma más que ajustado.

Ahora, con la entrada del Código Técnico de la Edificación (CTE), primero se simplificó a Canarias en dos zonas climáticas (A3 y B3) en el anterior Documento Básico de Ahorro de Energía del Código Técnico de la Edificación (CTE-DB-HE), posteriormente corregido con la publicación del documento reconocido Caracterización climática de las Islas Canarias para la aplicación del Código Técnico de la Edificación, CLIMCAN-010 y de su aplicación informática. Mientras que el nuevo, publicado recientemente crea ya una zona climática específica para Canarias.

A pesar de que vemos que la normativa se va acercando cada vez más a la realidad climática de nuestro archipiélago, la larga tradición heredada, ha amparado a proyectistas y constructores para levantar el parque inmobiliario con las peores condiciones de confort térmico de todaEspaña. Los edificios proyectados y construidos anteriores a la obligación del cumplimiento del CTE, están, salvo raras excepciones, exentos de la presencia de cualquier elemento constructivo cuya función específica sea el control de las ganancias/pérdidas térmicas indeseadas: aislamiento térmico, buenas carpinterías (aislantes y estancas) y sistemas constructivos que eliminen o al menos reduzca la presencia de los puentes térmicos.

Con todo esto tenemos la zona europea con la mayor posibilidad de obtener el auto-consumo y una gran facilidad para conseguir el confort higrotérmico en nuestros edificios, y sin embargo, estamos viviendo, en muchos casos, en condiciones cercanas a la infra-vivienda, con la excusa que desde Maspalomas hasta el Teide no hace falta para vivir más que "un toldo y una hamaca".
Fuente: Del Toro & Antúnez ARQUITECTOS

1 Datos obtenidos de la primera página aparecida como resultado de la búsqueda en Google del término islas canarias clima: www.red2000.com/spain/canarias/1clima.html.

2 Información suministrada por el Agencia Estatal de Meteorología.

No hay comentarios:

Publicar un comentario