Banner de consentimiento

13 de julio de 2020

Desgranando el HE 2019: Control de la demanda energética

Este post forma parte de una serie de artículos breves que, de forma minuciosa, pretenden aclarar algunos de los aspectos más importantes del nuevo Documento Básico HE - Ahorro de energía, del 20 diciembre 2019.
En este caso, se tratarán las condiciones para el control de la demanda energética: Sección HE 1.
Imagen de Free-Photos en Pixabay

Esta sección busca conseguir un diseño y construcción del edificio que demande poca energía para alcanzar las condiciones de confort, de acuerdo a su uso y a las condiciones climáticas del entorno.

Además del cambio de terminología que ha sufrido esta sección, del mismo modo que lo han hecho el HE2, HE3, HE4 y HE5, podemos decir que es la que más cambios ha sufrido, siendo los principales, los que se presentan a continuación:

Se amplía su ámbito de aplicación, ya que se eliminan dos exclusiones con respecto al documento a anterior, que ahora sí quedan dentro del nuevo ámbito de aplicación:

  • las edificaciones o partes de las mismas que, por sus características de utilización, estén abiertas de forma permanente.
  • cambio del uso característico del edificio cuando este no suponga una modificación de su perfil de uso.
Esquema del ámbito de aplicación del HE1 2019. Fuente: Jornada Cambios Reglamentarios en el CTE. Nuevo Documento de Ahorro de Energía. 

Se endurece, en gran medida, la transmitancia térmica límite (Ulim) de cada elemento perteneciente a la envolvente térmica, así como la permeabilidad al aire (Q100,lim) de los huecos, que aumentan un escalón, según las determinaciones de 
clases de la de la UNE-EN 12207:2017.

Además, las calidades mínimas globales de la envolvente se endurecen de forma importante, ya que al Ulim se le suman el coeficiente global límite de transmisión de calor a través de la envolvente térmica (Klim) del edificio, incluidos los puentes térmicosque recuerda mucho al extinto KG, y el control solar (qsol;jul), que mide capacidad para bloquear la radiación solar. El primer parámetro se encuentra condicionado por la zona climática de invierno y la compacidad del edificio, mientras que el segundo, al uso del edificio, diferenciando entre residencial privado y el resto de usos.

La compacidad V/A [m³/m²] es la relación entre el volumen encerrado por la envolvente térmica (V) del edificio (o parte del edificio) y la suma de las superficies de intercambio térmico con el aire exterior o el terreno de dicha envolvente térmica (A = ΣAi). Se expresa en m³/m². Por tanto, para el cálculo de la compacidad, se excluye el cómputo del área de los cerramientos y de las particiones interiores en contacto con otros edificios o con espacios adyacentes exteriores a la envolvente térmica. Este concepto tiene gran importancia en la medida que muchos factores a cumplir en el HE 2019 están condicionados por su valor.

Para los edificios nuevos, de uso residencial privado y con una superficie útil total superior a 120 m², se establece un parámetro de permeabilidad global del edificio o relación del cambio de aire límite con una presión diferencial de 50 Pa (n50), que también está condicionado a la compacidad del inmueble.

También se da cierta libertad en la definición de la envolvente térmica por parte del proyectista, de cara a incluir o dejar fuera de la misma a: espacios habitables de distinto uso, espacios habitables no acondicionados, espacios no habitables y espacios muy ventilados.

Por lo tanto, se eliminan la exigencia directa de los límites de la demanda energética de calefacción (Dcal,lim) y refrigeración (Dref,lim) del edificio como indicador reglamentario, de la versión anterior, que exigía un calculo por medio de un modelo térmico. Sin embargo, esto no significa que los edificios puedan tener cualquier demanda y que éste no sea un dato muy importante a tener en cuenta.

El objetivo de conseguir edificios con muy baja demanda de energía se consigue ahora, de forma indirecta, controlando la calidad de la envolvente a través de tres nuevos parámetros que responden a las tres formas de transmisión de la energía:
  • la transmitancia térmica global (K)
  • el control solar (qsol;jul)
  • la permeabilidad del edificio (n50)
La demanda, por tanto, sigue siendo un elemento principal en la evaluación energética del edificio, pero en la nueva reglamentación se han separado sus dos principales características:
  • las necesidades de energía del edificio, representadas por el Consumo de Energía Primaria Total (Cep,tot)
  • la Calidad de la envolvente, evaluada a través de 3 nuevos parámetros: la transmitancia térmica global (K), el control solar (qsol;jul) y la permeabilidad del edificio (n50)
Tal vez, lo único que se mantiene igual a la versión anterior es la limitación de condensaciones en la envolvente térmica.

Se puede acceder a la explicación detallada de cada término de estudio: Ulim, Klim, Q100,limqsol;juln50, en el enlace correspondiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario