Banner de consentimiento

1 de abril de 2019

El confort en la vivienda. Evolución normativa

La arquitectura ha evolucionado a través de los años a raíz de varios factores, como los sociales o culturales pero, sin duda, el principal elemento causante de la transformación en la manera como construimos nuestros edificios ha sido los avances técnicos de los sistemas constructivos y tecnológicos (con la llegada de la electricidad) de los equipos de climatización, iluminación y ACS.
Evolución normativa en relación con la eficiencia energética en España. Fuente: mkrsoluciones

Podemos decir que la arquitectura ha pasado por varias fases o procesos, determinados por aspectos como los medios técnicos y materiales con los que se contaban en cada momento, los estilos culturales, las imposiciones normativas o las influencias sociales, entre otros; donde la relación con el clima exterior y las estrategias para obtener el confort higrotérmico interior han sido muy diferentes.

En primer lugar, tenemos la arquitectura tradicional, que parte de los modos ancestrales de construcción basados en la sabiduría generacional, observación y experimentación. Una arquitectura anónima realizada por los propios habitantes, construidas con materiales obtenidos del lugar, que se manifiesta con la repetición de un modelo durante siglos. Este tipo de construcción tradicional buscaba la estabilidad térmica interior incorporando para ello técnicas y materiales aceptados y sancionados por el uso que, debido a la cultura tradicional adquirida a lo largo de los años, permitían crear el ambiente interior más confortable posible en la vivienda. A ello se unía una forma de habitar la vivienda que ayudaba a ese confort.

Con la llegada de la revolución industrial, aparece un nuevo modo de hacer arquitectura. Se introducen técnicas regladas a partir de normas de obligado cumplimiento y materiales de construcción industriales. Pero esa arquitectura reglada, bajo una normativa específica, no se introduce de un día para otro, ni en todo el territorio del mismo modo. Mientras que la arquitectura culta está proyectada por profesionales de la construcción, que siguen los estilos o las modas propias de las corrientes culturales del momento, cargada de preocupaciones teóricas y estéticas, que se introduce primeramente en los "edificios importantes" de las ciudades, las clases urbanas más modestas y los campesinos continuarán, durante mucho tiempo, desarrollando una arquitectura anónima en la que no han intervenido técnicos especializados, sino que han sido los propios habitantes -ayudados todo lo más por artesanos que se han formado por transmisión generacional, de padres a hijos o sea de maestros a aprendices, como albañiles, canteros y/o carpinteros- los que construyen las viviendas. Pero esta arquitectura de autoconstrucción comienza a seguir la influencia de la arquitectura no popular, incorporando aspectos estilísticos y los nuevos materiales, ganando en facilidad de construcción y rapidez de ejecución. Esta construcción, realizada sin control técnico ni administrativo y con bajo presupuesto, se aleja de cualquier estándar de calidad, con nulo empleo de materiales aislantes.

Con la llegada de la reglamentación sobre condiciones de habitabilidad en relación a la eficiencia energética y sobre los aspectos térmicos o higrotérmicos que afectan a la edificación (la norma básica de edificación NBE-CT-79, sobre condiciones térmicas en los edificios, en el caso de España) mejora en aspectos compositivos o de definición constructiva, pero sobre todo, se introducen las primeras exigencias de cara a establecer unos valores mínimos de aislamiento, aun muy precarios. Además, ciertos cambios en el uso de los edificios en busca de nuevos conceptos de confort fomentan el cambio hacia sistemas de climatización alimentados por energía eléctrica, lo que, en edificaciones que no están especialmente aisladas, puede suponer el consumo de cantidades de energía enormes.

Pero es realmente con el Código Técnico de la Edificación (CTE) y mediante el Documento Básico DB-HE «Ahorro de Energía», cuando se produce un cambio de paradigma, dando lugar a un salto cuantitativo en la exigencia de las características de la envolvente de los edificios y cuantitativo de cara a las condiciones de confort y la calidad de la edificación. Desgraciadamente, la crisis de la construcción que se sucedió inmediatamente después de su entrada en vigor, ha supuesto que el número de inmuebles proyectados y construidos a día de hoy según el CTE sea poco significativo.

En la actualidad, sin embargo, nos encontramos frente al siguiente salto evolutivo en cuanto a las exigencias energéticas de los edificios, con la llegada de los zNBE, que según define la Directiva 2010/31/UE del Parlamento Europeo y del Consejo de 19 de mayo de 2010 relativa a la eficiencia energética de los edificios, son "edificio con un nivel de eficiencia energética muy alto [...]. La cantidad casi nula o muy baja de energía requerida debería estar cubierta, en muy amplia medida, por energía procedente de fuentes renovables, incluida energía procedente de fuentes renovables producida in situ o en el entorno". Esta definición, tan ambigua, lleva aparejados importantes cambios en el modo de construir nuestras casas, ya sea porque se aumentan las medidas contra las pérdidas energéticas (como puede ser el aumento de espesores de aislamiento térmico), se implementan otras nuevas y se obliga a que una parte del consumo energético venga generado por energías renovables.

Como vemos, se pueden diferenciar cuatro grandes períodos en los que los modos de construir y son: la arquitectura tradicional, la arquitectura de autoconstrucción, la arquitectura pre-CTE y la arquitectura del CTE. A estas cuatro estrategias constructivas podemos añadirle una quinta, aún no desarrollada pero que ya se vislumbra en el horizonte cercano, y es la inminente arquitectura de los zNBE.
Fuente: "El confort en la vivienda canaria: De la arquitectura tradicional a los EECN", comunicación dentro del II Congreso Internacional Cultura y Ciudad, organizado por el Área de Composición Arquitectónica de la Universidad de Granada y celebrado en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Granada del 23 al 25 de enero de 2019

2 comentarios:

  1. Buen artículo. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Carlos:

      Gracias a ti por leernos y por el comentario.

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar