Banner de consentimiento

8 de mayo de 2019

El radón en el CTE HS

El radón se considera la fuente más frecuente de radiación natural. Es un gas noble radiactivo -incoloro, inodoro e insípido- que se genera naturalmente en la desintegración del uranio que se encuentra en pequeñas cantidades en la mayoría de las rocas. Se produce a 1 metro de profundidad aproximadamente y emana a la superficie.
Vías de entrada del radón en una casa. Fuente: Universidad de Cantabria.


El Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer lo clasifica como cancerígeno del Grupo 1 (cancerígeno probado en humanos), siendo la segunda causa de cáncer pulmonar después del tabaco. Se produce más radón en suelos silíceos por el contenido de uranio y torio en piedras como el granito o la pizarra.


Concentraciones de Uranio y Torio en suelos. Fuente: Laboratorio de Radón Galicia.
El gas radón entra en los edificios puesto que busca vías de salida al exterior más rápidas. Los sótanos de los edificios son grandes cavidades de aire bajo suelo que se convierten en las vías ideales de escape de gas. Por otra parte, al ser un gas mas denso que el aire se mantiene en las capas bajas del aire confinado.


Sección HS 6: Protección frente a la exposición al radón
El documento clasifica los municipios con riesgo de radón en dos grupos: zona I (media) y zona II (alta). Dependiendo de la pertenencia a uno u otro grupo, las medidas a tomar serán las siguientes:


Medida a tomar
Sistema adicional
Solución alternativa
Zona I
Barrera de protección ó Espacio de contención ventilado

Sobrepresión en el interior
Zona II
Barrera de protección
Espacio de contención ventilado ó Sistema de despresurización del terreno

Los edificios situados en la zona I han de elegir una de las medidas expuestas, mientras que los edificios de la zona II han de tomar la barrera de protección más una de las dos alternativas del sistema adicional. En el caso de locales habitables situados en grandes áreas que no están protegidas la solución alternativa, así como para edificios existentes.

Esquema con dos de las posibles medidas a tomar: despresurización del terreno (izq.) y barrera de protección (dcha.). Fuente: B. Frutos, tesis doctoral.

Veamos ahora como han de ser estas medidas:
Barrera de protección
Son materiales plásticos que cumplen la función de estanqueidad y llevan unas capas de refuerzo de fibras, malla de aluminio, entre otros que aportan la resistencia adecuada.

Detalle de la configuración de las capas de la membrana de barrera. Fuente: Monarflex
Entre sus características, están: Tener continuidad (juntas y encuentros sellados), tener sellados los encuentros con los elementos que la interrumpan, no presentar fisuras que permitan el paso por convección del radón del terreno y tener una durabilidad adecuada a la vida útil del edificio, sus condiciones y el mantenimiento previsto.

Con estas soluciones se consigue también, con la misma solución, una buena impermeabilización de la base del edificio.
Espacio de contención ventilado
Se trata del empleo de una cámara de aire (cámaras sanitarias, cámaras bufas, capas de relleno de material poroso, locales no habitables, etc.) que dispondrá de ventilación natural o mediante extractores mecánicos, conectando con el exterior mediante aberturas de ventilación.

Ejemplo de protección contra el radón por medio de forjado sanitario ventilado.

Despresurización del terreno
El sistema de despresurización del terreno se configurará mediante una red de arquetas de captación o de tubos perforados, instalados en ambos casos en una capa de relleno situada bajo el edificio y conectados a un conducto de extracción. Generalmente será necesario disponer extractores mecánicos para aumentar la eficacia del sistema.

Arqueta de captación: La arqueta facilita la salida del radón. De la arqueta, el tubo que sale llega hasta la cubierta del edificio.
Sobrepresión en el interior
Consiste generar una sobrepresión en el interior del local habitable mediante la introducción de aire del exterior para que el gas opte por otras vías de escape.

3 comentarios:

  1. Las membranas aplicadas en forma líquida (poliureas) también son unas muy buenas barreras al radón. Son membranas de comportamiento elástomérico, sin juntas ni solapes, con gran resistencia mecánica, que permiten mantener la estanqueidad frente al radón y el agua durante un largo periodo de tiempo. Krypton Chemical, S.L. ofrece membranas en base a poliureas que cumplen los requerimientos del borrador del CTE. Xavier Cros. Krypton Chemical, S.L.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Xavier:

      Muchas gracias por la información.

      Dado que se trata de una exigencia nueva para la gran mayoría de los técnicos resultaría muy interesante que los fabricantes, distribuidores, casas comerciales, etc. de este tipo de productos se den a conocer, exponiendo las ventajas, características y limitaciones de sus productos para el conocimiento general y prescripción en los futuros proyectos.

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar
  2. En estos artículos de Linkedin, se puede encontrar más informaciones sobre las membranas barrera de Radón aplicadas en forma líquida:
    https://www.linkedin.com/feed/update/urn:li:activity:6509000778114568192
    https://www.linkedin.com/feed/update/urn:li:activity:6515871258301865984
    https://www.linkedin.com/feed/update/urn:li:activity:6507215125781450752

    Para más informaciones (proyecto específico) me podéis contactar en: xcros@kryptonchemical.com

    ResponderEliminar