29 de enero de 2014

Certificados energéticos vía Linkedin

Desde la obligatoriedad de la certificación energética de los edificios existentes para su venta o alquiler, a partir del 1 de junio del año pasado, a raíz de la publicación del Real Decreto 235/2013 muchas han sido las consultas que se han lanzado y resuelto a través de la mayor red profesional del mundo: Linkedin.


No sólo se han respondido consultas en grupos generalistas sobre edificación, construcción o eficiencia energética, sino que se han llegado a crear grupos específicos para resolver dudas a cerca del proceso de certificación*.

Esta red social, que ha sido de gran ayuda para muchos técnicos en sus comienzos como certificadores, ya que como toda nueva actividad trae dudas e inseguridades, se está tornando -desde nuestro punto de vista- en una herramienta peligrosa que posibilita la capacidad de emitir certificados a técnicos poco o nada cualificados en la materia, en un proceso que hemos denominado: Certificados energéticos vía Linkedin.

Si ya en numerosas ocasiones hemos remarcado la gran importancia que tiene para los técnicos y el sector en general la adecuada formación de los mismos, en un intento de que la certificación energética no se convierta en un papel mojado sin ningún valor, que el propietario asume como un impuesto más y que se vende al mejor postor por técnicos piratas, a precios que no cubren ni los gastos de un certificado realizado de forma profesional, ahora nos encontramos con una nueva estrategia que va en contra de esta lucha por la calidad.

Una red, que como hemos indicado, en un primer momento sirvió para contrastar opiniones y crear un rico debate entre técnicos preocupados por realizar unos certificados lo más profesionales posibles, ahora ha sido tomada por los amigos del trabajo fácil y el pan para hoy y hambre para mañana, dándole una nueva rosca de tuerca a este problema.


Hemos detectado numerosos técnicos que se dedican a sacar sus certificados a partir de preguntarlo TODO en los grupos de esta red social. No a cuestiones particulares que podrían llevar a dudar al mayor de los expertos, y que daba lugar a enriquecedores debates, como fueron en su origen, sino a preguntar las cosas más básicas y elementales que muestra de forma inequívoca que no se tiene ni la menor idea de lo que están realizando.

Si además, se entra en varios de estos grupos con temática común, se descubre que este conjunto de técnicos, van sembrando con un gran número de preguntas los distintos y numerosos grupos que existen sobre este tema, de tal forma que en un único grupo tal vez puedan pasar desapercibidos, pero cuando se coincide con ellos en varios grupos y se mira con detenimiento sus consultas, llegas enseguida a la cuenta de que juntando todas sus dudas se le han contestado a la realización completa de un certificado donde el trabajo del técnico únicamente se ha basado en preguntarlo TODO de forma fraccionada en varios grupos de debate y posteriormente recoger los frutos de las respuestas de compañeros que sí han realizado el esfuerzo de formarse adecuadamente y que ahora están siendo exprimidos por sus colegas.

Por todo esto, desde Del Toro & Antúnez ARQUITECTOS queremos alertar de esta actividad, que si bien no es ilegal, sí la consideramos deshonesta y que repercute negativamente en el sector de la eficiencia energética, tanto en los técnicos que queremos realizar este trabajo de una forma profesional como en los clientes y consumidores que no obtendrán una etiqueta energética adecuada a las características del inmueble.

*En este artículo en ningún momento hemos nombrado ningún grupo de Linkedin ni debate específico ya que nuestra intención no es la atacar directamente a ningún profesional ni grupo, sino a la mala praxis en relación a la certificación energética.

12 comentarios:

  1. Esclarecedor; una cosa es tener dudas, otra muy distinta no tener ni la menor idea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Juan Carlos:

      Muchas gracias por el comentario y por leernos.

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar
  2. Ya me había percatado en alguna ocasión, por el tipo de cuestiones planteadas, que el solicitante de ayuda no tenía la más mínima idea de lo que se traía entre manos, pero constatar estas practicas de manera masiva me preocupa. Si ya nos hemos tenido que ajustar a uno precios que resultan ridículos gracias a la poca formación empresarial de muchos arquitectos e ingenieros que confunden la subsistencia con el mero desempeño de su actividad profesional, me niego en redondo a ser el profesor que resuelva las dudas. Espero que todos actuemos así, y nos ciñamos a discutir en LinkedIn los temas que puedan tener diferentes puntos de vista o técnicamente más complejos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado José Javier:

      Como comentó un compañero nuestro en Linkedin al respecto de este artículo: "Lo que dices en el artículo puede resultar un poco duro...pero entiendo que es cierto... "

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar
  3. Buen análisis.
    Es una de las consecuencias del 2.0. En un mundo donde casi todo se comenta, se analiza y se enseña, siempre cabe la sensación que mas de un técnico hemos tenido donde cabe pensar si no se estará pasando la delgada linea que separa la resolución de una simple duda en concreto, de una consultoría invisible, gratuita y permanente sobre cualquier tema.
    A día de hoy todavía no he encontrado una respuesta convincente a cómo gestionar esto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Rubén:

      En este sentido los abogados lo tienen mucho más claro, cualquier consulta se cobra. Pero nosotros los técnicos, como nuestro trabajo ha sido tradicionalmente proyectar, parce que no sabemos que la consultoría también es una fuente de ingreso.

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar
  4. Pienso que esta actividad mediante Linkedin no es solo deshonesta sino ilegal, pues el decreto especifica la visita obligada y realizada por un técnico competente en la redacción del CEE.
    Atentamente,
    javier Valdivieso Comesaña, Arquitecto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Javier:

      No se si es a causa de la crisis, pero descubrimos con frecuencia a técnicos desarrollando trabajos para los que están poco o nada cualificados. Supongo que la necesidad les hace aceptar encargos para los que se saben incompetentes, con el fin de que entre algún ingreso y mañana ya se verá.

      Muchas gracias por el comentario.

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar
  5. Si pasara como en cualquier otra actividad, donde un certificado conlleva una responsabilidad jurídica, no estaríamos comentando estos casos, recientemente hablando con una compañera le pregunté la razón de porqué su firma vale mucho más en el certificado de instalación de un andamio, que en una certificación energética, a igual horas de trabajo. La respuesta es clara.
    ¿Alguien se hace responsable de los resultados y de las medidas de mejora propuestas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Félix:

      El problema es que sí conlleva la responsabilidad, "aunque nadie se haya dado cuenta".

      Muchas gracias por leernos.

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar
  6. Excelente reflexión como siempre, chicos.
    Bueno, siempre tendremos que enfrentarnos a falta de ética profesional dentro y fuera del sector. Y como bien dices, al no ser ilegal tiene difícil solución...

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Ines:

      Muchas gracias por tu comentario y por leernos.

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar