4 de julio de 2022

Arquitectura bioclimática: la eficiencia en su máximo auge

Días atrás, hablamos sobre arquitectura bioclimática, pero si te quedaste con ganas de conocer un poco más sobre el tema, te invitamos a leer este artículo donde te contaremos un poco más sobre sus fundamentos principales.

Fuente: Freepik.es

El crecimiento de la industria de la construcción civil y la generación de nuevas y grandes edificaciones contribuyen al consumo excesivo de recursos naturales, a la crisis energética y a la contaminación ambiental.

En Europa, los edificios representan un consumo de energía de entre el 35 y 40%, con emisiones de CO2 de la misma proporción.

Es por ello que es cada vez es más creciente la búsqueda e implementación de modelos de arquitectura más respetuosos con el medioambiente, que buscan reducir el impacto ambiental y mejorar la eficiencia energética.

El aprovechamiento de recursos naturales del entorno, como la vegetación, el viento, la luz solar y las lluvias, para optimizar recursos y reducir lo máximo posible el consumo de energías alternativas, son algunas de las premisas básicas de la arquitectura bioclimática.

¿Qué es la arquitectura bioclimática?

Si bien ya dimos una breve introducción de lo que se trata la arquitectura bioclimática, ampliaremos su definición y lo que ella representa para la arquitectura.

Con arquitectura bioclimática nos referimos al diseño de edificaciones teniendo en cuenta y aprovechando todos los recursos naturales que ofrece el lugar donde se realizará la construcción.

El objetivo de esta corriente es disminuir al máximo posible el impacto ambiental de la edificación a partir de la reducción del consumo de recursos energéticos no renovables, sin resignar confort e incluso optimizando algunas características de la vivienda como la calidad del aire que se respira y la acústica, mejorando notablemente las condiciones de salubridad de la estancia.

Esta técnica logra su objetivo a partir de la regulación de características fundamentales relacionadas con el diseño, como la orientación y forma de la construcción, la ventilación y los colores.

Además, prioriza el uso de materiales naturales como la piedra y la madera o materiales reciclados. Y también la utilización de energías renovables, como la solar o eólica.

7 principios fundamentales de la arquitectura bioclimática

Como anticipamos anteriormente, a la hora de construir, la arquitectura bioclimática se basa en la regulación de ciertas características, las cuales detallaremos a continuación.

Orientación

Al momento de diseñar el edificio, se tiene en cuenta el impacto de la luz solar dependiendo del hemisferio en el que se encuentra, para poder aprovecharla al máximo según las necesidades de cada estación.

En el hemisferio norte la orientación óptima normalmente es hacia el sur, ya que es dónde incide en mayor proporción el sol en invierno y en menor proporción en verano. Es por eso que esta información es importante tenerla en cuenta al momento de determinar la posición de las puertas y ventanas.

Ventilación cruzada

Es fundamental obtener una ventilación independiente de artefactos con mecanismos activos, y para ello se puede utilizar ventilación cruzada natural dentro de la vivienda.

Para lograrlo se deben colocar dos ventanas en fachadas opuestas sin obstáculos importantes en el medio. Con esta disposición, el aire circulará desde la zona de altas presiones a la zona de bajas presiones, dando como resultado una corriente de aire fresca dentro de la casa.

Esta técnica es muy útil en zonas de altas temperaturas, ya que, no solo genera una corriente de aire fresca que bajará notablemente la temperatura del interior de la vivienda, sino que además renovará el aire constantemente

Además, esta técnica previene la humedad y el moho en los interiores, generando una óptima calidad del aire.

Aislamiento térmico

Construcción de muros gruesos y utilización de puertas y ventanas de materiales aislantes de baja transmitancia térmica. Con esto se logrará almacenar el calor en el interior de la vivienda por más tiempo, logrando un clima confortable en invierno.

En algunas construcciones también se pueden utilizar los edificios semienterrados, para conseguir mejores propiedades aislantes.

Puentes térmicos

Es importante localizar y evitar pérdidas de calor en toda la vivienda. Por eso es necesario revisar aquellas zonas dónde puedan existir puentes térmicos, como cerramientos y aberturas, esquinas y juntas.

De esta manera se podrá lograr un mayor confort y una menor demanda energética.

Radiación solar

Se debe tener en cuenta el uso de materiales inteligentes para los vidrios, para que tengan la protección suficiente para disminuir la radiación solar.

Inercia térmica

La construcción sobre suelos con elevada inercia térmica será de gran utilidad, ya que almacena el calor por un largo periodo de tiempo y después lo transmite por la misma cantidad de tiempo. Por ejemplo, se almacena durante el día y se transmite durante la noche, al disminuir la temperatura del exterior.

Si no es posible construir sobre este tipo de suelos, es importante utilizar materiales con alta inercia térmica para la construcción de los muros exteriores de la vivienda.

Uso de materiales naturales

La utilización de materiales naturales es fundamental en este tipo de construcciones. Se priorizan materiales como la madera, el bambú, la piedra y reciclados.

También se pueden aprovechar materiales como vegetación, plantas, árboles y enredaderas para las fachadas y alrededores de las casas, para disminuir el calor.

Fuente: Unsplash.com

Ventajas de esta técnica

Usar esta técnica para la construcción de edificios tiene grandes ventajas, tanto para los habitantes como para el medioambiente, entre ellas:

  • Menor consumo energético y, por lo tanto, ahorro en los consumos.
  • Menor emisión de gases de efecto invernadero.
  • Disminución del uso de energías no renovables y prioridad en la utilización de energías renovables.
  • Alto confort en cuánto a las condiciones climáticas de la vivienda.
  • Disminución de enfermedades respiratorias gracias a la renovación y mejoramiento de la calidad del aire.
  • Disminución de contaminación acústica, gracias al aislamiento térmico-acústico.
  • Utilización de materiales menos contaminantes y de gran eficacia.

Fuente: Materialesdefabrica.com

Conclusión

Fuente: Pixabay.com

La arquitectura bioclimática no es algo nuevo, pero hace ya varios años se ha replanteado y en la actualidad existen cada vez más técnicas para lograr que las nuevas edificaciones sean realmente eficientes energéticamente.

La premisa principal es alterar lo menos posible el entorno y adaptarse a él, aprovechando sus recursos, para obtener el confort máximo que se busca al habitar una casa.

La arquitectura bioclimática significa un cambio y un progreso real en la forma de consumir y relacionarnos con el medioambiente, reduciendo no solo el consumo de energías no renovables, sino también la emisión de gases de efecto invernadero, dejándonos un panorama optimista y con gran potencial de crecimiento en este terreno.

Fuente: Luciana Sánchez, miembro del equipo de Materialesdefabrica.com y Habitium.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario