Banner de consentimiento

28 de enero de 2019

Cómo evitar que el inodoro sea un gran consumidor de agua

El inodoro es, hoy en día, el gran consumidor de agua en nuestras viviendas. Si antaño las bañeras, con capacidades por encima de los 150 litros, suponían un agujero negro en el consumo diario de agua, el cambio en nuestro ritmo de vida, que precisa de una acción más rápida como lo es el duchado, junto al hecho de que el acceso a las bañeras es más complicado y peligroso, ha desplazado -en la mayoría de los casos- la instalación de las tinas por los platos de ducha, por lo que en estos momentos, el inodoro es el elemento sanitario de mayor consumo. Pero existen medidas para reducirlo.
Inodoro de descarga de volumen reducido.
Todos sabemos que el agua es el recurso más importante de nuestro planeta, puesto que además de ser el origen de la vida, lo empleamos constantemente, tanto para hidratarnos, como para lavarnos y limpiar nuestras propiedades: casa, coche, etc. Por tanto, su consumo responsable se hace cada día más necesario, no sólo porque la factura de este bien tan preciado sea un gasto significativo dentro de la economía familiar, sino porque su despilfarro lleva a situaciones muy peligrosas como cortes de abastecimiento, sequías, perdida de cultivos,...

En nuestros hogares, el cuarto de baño representa alrededor del 68% del consumo total de agua. Es por esto que cualquier medida diseñada para reducir esta demanda tendrá una importante repercusión en el gasto total de este líquido elemento. Por consiguiente, tiene gran importancia disponer de unas piezas sanitarias que cuenten con medidas de uso eficiente del agua, que junto con un empleo responsable por parte del usuario se convertirán en una importante herramienta de ahorro.

En este sentido, los inodoros tienen un papel muy importante, ya que una descarga de su depósito puede suponer el consumo de 8 litros de agua en unos pocos segundos. Es por ello, que los fabricantes conscientes de la demanda de ahorro por parte de los usuarios han desarrollado ciertas tecnologías que pueden ayudarnos:
  • El más clásico de los mecanismos de ahorro de agua en los inodoros es el sistema de doble descarga: Un pequeño instrumento que reduce considerablemente el consumo de agua, ya que el dispositivo habitual de  accionamiento de descarga se sustituye por dos botones de distinto tamaño. El botón más grande descarga de 6 litros mientras que el botón más pequeño representa la descarga de 3 litros. De este modo podemos controlar el volumen de descarga según la necesidad de cada momento.
  • Una variante del anterior sería utilizar sistemas de interrupción de la descarga (por ejemplo, por doble pulsación). Es un sistema sencillo, pero no es intuitivo ya que a simple vista no se distingue de un botón normal, por lo que aquel usuario que no conozca su utilidad no lo usará. Esta transformación no solo afecta al pulsador -parte visible- sino que el mecanismo interno de descarga también varía. Por este motivo existe una estrategia para convertir nuestra cisterna clásica de descarga total en una cisterna de descarga selectiva sin modificar el mecanismo de la misma y por tanto sin coste, simplemente por medio de un sencillo turco:
  • Otra inteligente estrategia empleada por los fabricantes de sanitarios es la combinación de dos aparatos -lavamanos e inodoro- para que el consumo de agua del primero se reutilice en el segundo. Existen ya varios modelos en el mercado, desde los más compactos, donde prácticamente se sustituye la tapa de la cisterna por un lavabo -de uso común en japón-, a verdaderos objetos de diseño.
  • Por último, una estrategia, que puede parecer "cutre" pero que resulta muy efectiva, se trata de 'recuperar' con un cubo el agua fría de la ducha que dejas correr cuando abres el grifo hasta que sale suficientemente caliente y utilizarla después para el inodoro.

2 comentarios:

  1. Interesante soluciòn para ahorro de agua y como controlamos los malos olores cuando usan el sanitario mientras la otra persona se lava las manos?? hablemos de eso porque actualmente por la demanda de viviendas muchas tienes uno o 2 baños para la familia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En una situación de uso compartido del baño, lo mismo da que las piezas sanitarias estén separadas o juntas. Si queremos realizar un adecuado uso compartido del mismo debemos subdividir los espacios, normalmente un espacio común con el lavabo, que da acceso a un espacio de inodoro y bidé (opcional) y otro espacio de bañera/plato de ducha.

      Esta solución permite el uso combinado por varios usuarios pero evidentemente requiere más espacio.

      La solución de lavamanos-inodoro es muy adecuada para un pequeño aseo, donde se aprovecha el espacio y no se suele dar usos compartidos.

      Muchas gracias por leernos y por el comentario.

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar