3 de febrero de 2014

¿Por qué lo verde no es sostenible?

Existen algunos conceptos "cercanos" como son arquitectura verde, bioclimática, ecológica, bioconstrucción o sostenible, que si bien no son iguales, muchas veces se entremezclan de forma equivocada, dado lugar a graves errores ya que, como vamos a explicar a continuación, pueden en algunos casos ser inclusos conceptos casi opuestos.
Proyecto sostenible de biblioteca universitaria para la Universidade do Porto
Del Toro & Antúnez ARQUITECTOS

Vamos entonces a ver a que se refieren cada uno de estos conceptos "semejantes" de forma muy sucinta, para después analizar uno por uno si son siempre sostenibles o puede darse la circunstancia de que no lo sean:
Arquitectura Verde



La expresión arquitectura verde no tiene un concepto claramente asociado, por lo que suele utilizarse por aquellas personas ajenas al mundo de la arquitectura cuando ven un edificio en el que se ha empleado con prominencia elementos vegetales como cubiertas ajardinadas, fachadas verdes y patios o terrazas ajardinadas.

Este tipo de edificios están más relacionados con la búsqueda de un aspecto natural que realmente con una filosofía de diseño y construcción natural. Por tanto es un concepto que no nos gusta y que suele estar asociado a infografías de majestuosos edificios forrados de verde en lo que se conoce como greenwash ó lavado verde.
Arquitectura ecológica o eco-arquitectura


El objetivo principal de la arquitectura eco-amigable es reducir el impacto negativo de las construcciones sobre la salud medioambiental y humana, idealmente logrando tener un impacto neutral o positivo, ocupando recursos de manera eficiente durante todo el tiempo de vida de una construcción.

Hace referencia al proceso completo de construcción, uso y demolición del edificio y está muy relacionado con el concepto de cálculo de la huella de carbono. Por tanto tiene en cuenta la no toxicidad de los materiales y evitar producir sustancias contaminantes a lo largo de toda la vida del edificio. 
Bioconstrucción



Similar al anterior pero tomando a la propia naturaleza o técnicas ancestrales como referente en el diseño y maximizando el empleo de elementos naturales mínimamente procesados.

Está muy relacionado con una filosofía de vida basado en el diseño consciente y mantenimiento de ecosistemas agrícolas productivos, los cuales tienen la diversidad, estabilidad y resistencia de los ecosistemas naturales, denominado permacultura.
Edificios de energía casi nula


O incluso edificios que generan más energía de la que consumen. Son aquellos edificios tan eficientes energéticamente que pueden funcionar de forma autónoma, o casi.

Las directivas europeas promueven su implantación por lo que serán obligatorios para las nuevas construcciones a partir de 2021.

Suelen basarse en la incorporación de numerosas medidas de generación energética a través de renovables, como placas térmicas y fotovoltáicas, aerogeneradores, geotermia, etc., lo que los convierte en construcciones de alto coste.
Arquitectura bioclimática


Consiste en el diseño de edificios teniendo en cuenta las condiciones climáticas, aprovechando los recursos disponibles (sol, vegetación, lluvia, vientos) para disminuir los impactos ambientales, intentando reducir los consumos de energía.

Busca la obtención del confort higrotérmico de sus ocupantes a través del uso de técnicas pasivas, y cuando esto no es suficiente, el empleo de energías renovables.
¿Son sostenibles?
Y ahora, después de analizar los principales conceptos de arquitecturas ambientalmente conscientes (existen más) estudiemos si éstas pueden ser consideradas o no arquitecturas sostenibles (no vamos a definir este concepto ya que consideramos que está ampliamente definido a lo largo de la trayectoria de este blog):
  • En primer lugar descartamos la arquitectura verde, dado que no es un concepto técnico sino más bien comercial (lo hemos incluido por su muy frecuente uso), que normalmente se suele emplear en aquella arquitectura que es precisamente lo opuesto de lo que este término insinúa.
  • La arquitectura ecológica y la bioconstrucción están asociadas a la autoconstrucción y por tanto a viviendas unifamiliares, situadas en el campo, lejos de ciudades (huyendo del ruido, la contaminación y la masificación). Como ya se ha comentado en múltiples ocasiones, el concepto de arquitectura sustentable no sólo hace referencia a la construcción en si, sino que incluye otros aspectos como a la gestión del suelo, por lo que un asentamiento de baja densidad con viviendas unifamiliares aisladas, devoradoras de suelo y de recursos (carreteras, servicios,...) al tiempo que maximiza los traslados y reduce las posibilidades del transporte público, nunca se podrá considerar como sostenible.
  • Los edificios energéticamente eficientes tienen altos costes de construcción y mantenimiento, por lo que ha día de hoy se encuentran lejos de los precios de mercado, siendo únicamente accesibles a grandes corporaciones o viviendas unifamiliares de gente adinerada. Por contra, una arquitectura sustentable debe ser una arquitectura económica, sin dispositivos que la encarezcan.
  • Por último, la arquitectura bioclimática es la que más cerca está del concepto de arquitectura sostenible, y aunque se puede aplicar tanto edificios unifamiliares como plurifamiliares, la mayoría de los ejemplos que existen en el mundo pertenece a los primero, dado que es más fácil de aplicar sus premisas en edificaciones aisladas que en aquellas que pertenecen a una trama urbana, mucho más condicionada. La arquitectura sostenible recoge los principio de esta arquitectura a los que suma las vertientes social y económica.
Como conclusión, podemos decir que existen muchos puntos de vista en cuanto a las arquitecturas ambientalmente conscientes dependiendo de aquellos factores que se pongan en valor por encima de los demás, teniendo todas aspectos muy importantes, más en el momento que nos encontramos. Pero dese Del Toro & Antúnez ARQUITECTOS opinamos que el concepto de arquitectura más completo y que por tanto es por el que hay que abogar -y así lo hacemos nosotros- es la arquitectura sostenible, ya que intenta englobar los aspectos principales de las anteriores de una forma compensada, sin dar primacía a unos sobre otros.
Evidentemente, este artículo tiene mucha información que da pié a distintas interpretaciones y opiniones, por lo que nos gustaría conocer vuestro punto de vista.

10 comentarios:

  1. La sostenibilidad es un concepto absolutamente transversal, tanto en nuestro sector como en otros ámbitos. La sostenibilidad se fundamenta en el equilibrio entre los impactos negativos y positivos que se generan con nuestras acciones. Así pues, la arquitectura será tanto más sostenible como capaz sea de medir sus consecuencias positivas y negativas en cada decisión que se toma durante el proyecto.
    Para definir como sostenible una arquitectura, es necesario definir bien los parámetros que la caracterízan para poderlos evaluar de manera independiente y poderlos ponderar en una visión más global. Esta evaluación y ponderación se refiere a los impactos que genera en el entorno, en los usuarios y también en el ciclo de vida de los materiales y del conjunto construido.
    Es una evaluación compleja y con un discurso profundo que hoy día ya está parametrizado de alguna manera por los sellos de evaluación ambiental como VERDE, LEED, BREEAM, u otros.
    Cada sello evalúa impactos medioambientales siguiendo unas reglas coherentes; los compara con soluciones conocidas u otros edificios similares; los pondera primando los impactos en aspectos más sensibles o las soluciones más ingeniosas para evitar consecuencias negativas; y llega a valoraciones que permiten clasificar el grado de compromiso con el delicado equilibrio de la sostenibilidad.

    Así pues, está claro que lo verde no es necesariamente sostenible. Sostenible no es un color. Sostenible es un compromiso bien razonado que se aproxima lo más posible al beneficio arquitectónico y se aleja del impacto negativo. Es un compromiso medido, sopesado.
    La arquitectura sostenible, más que verde, es concienzudamente detallada, es sensible y toma lo mejor de cada aspecto en el que debe tomarse una decisión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Enrique:

      Muchas gracias por el comentario, que resumen de forma clara los aspectos que, a lo largo de numerosos artículos, hemos ido desglosando en este blog.

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar
  2. "Los edificios energéticamente eficientes tienen altos costes de construcción y mantenimiento, por lo que ha día de hoy se encuentran lejos de los precios de mercado, siendo únicamente accesibles a grandes corporaciones o viviendas unifamiliares de gente adinerada. Por contra, una arquitectura sustentable debe ser una arquitectura económica, sin dispositivos que la encarezcan."

    Y sin embargo es a lo que nos llevan. Entiendo que si con el paso del tiempo se reducen los costes de construcción y mantenimiento se podría empezar a cambiar la consideración a este tipo de edificios.

    Conciso pero interesante artículo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Adolfo:

      Efectivamente, esperemos que la generalización de los edificios de consumo casi nulo reduzca los precios de construcción, haciéndolos más sostenibles.

      Muchas gracias por los comentarios y por leernos.

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar
  3. Buen ejercicio definir adecuadamente conceptos que se están prestando para la confusión y sobre todo, para el engaño.
    Sólo haría una puntualización: me parece que se deja en muy poca cosa la bio construcción ya que según la definición, se limita sólo a lo auto construido, en viviendas unifamiliares y en el campo. Yo diría que gran parte de lo construido en muchos de nuestros cascos históricos es bio construcción, ya que por una parte, se ha ejecutado básicamente con piedra y madera del lugar y en buena medida hecho por los propios habitantes, y por otra con una altísima densidad y ocupando lugares centrales de nuestras ciudades.
    Y además decir, que todas estas edificaciones son un gran campo de actuación para adecuarlas a nuestros tiempos mediante rehabilitación y reforma y que se pueden hacer nuevamente mediante bio construcción. Con nuevas técnicas y procesos pero conservando su esencia sostenible.
    Un saludo,
    Ricardo Aristizábal
    arquitecto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Ricardo:

      Muchas gracias por el comentario.

      En cuanto a la bioconstrucción, no tiene que ser obligatoriamente para viviendas unifamiliares y en el campo. Conocemos casos de edificios plurifamiliares o construcciones en suelo urbano que emplean esta filosofía, aunque en estos casos combinada con sistemas "más convencionales", por lo que donde se muestra en todo su esplendor es precisamente en la tipología citada.

      En cuanto a la arquitectura tradicional, habría que distinguir entre el empleo de materiales naturales y de baja toxicidad dentro de un mercado con oferta mucho más amplio, a construir con lo que se tiene porque no se puede optar a otros productos. Esta, tal vez, es la gran diferencia entre la bioconstrucción y la construcción tradicional.

      Por último, estamos totalmente de acuerdo en la necesidad de rehabilitación de los edificios antiguos, ya sea recuperando técnicas antiguas o con las nuevas tecnologías que tenemos actualmente (esto lo dejamos a criterio del técnico, dado que ambas tendencias tienen sus defensores) pero siempre desde un punto de vista sostenible.

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar
  4. Hola.

    Interesante intento de generar opinión para formar criterio. Claramente sostenibilidad no es lo mismo que el concepto "green" o "verde" y en eso estamos de acuerdo. Lo primero como ya se apunto en intervenciones anteriores es más amplio, toda vez que es transversal, es intergeneracional, interdisciplinar, en suma, hablamos de holisticidad. Lo segundo, parece un intento de situarse en un punto menos radical del compromiso que exige la sostenibilidad y trata de posicionar la urgencia por encima de lo que es vital, acudiendo prioritariamente a la articulación de herramientas, tecnologías y servicios del mercado para mejorar el desempeño de unidades edilicias individuales, que no al conjunto urbano que le contiene. Por tanto, el concepto de una arquitectura para la sostenibilidad, indeludiblemente debe contener criterio social (favorece la economía local, entiende la identidad cultural, alienta y lidera procesos de cambio normativo en favor del habitat entre otros), criterio ambiental ( es regenartivo de lo urbano, armoniza con el ecosistema, mínima huella de carbono incorporado), y criterio productivo (fuentes de materiales que provengan de industrias responsables, visualizar el diseño y la construcción bajo premisas de ciclo total de vida edilicia, favorecimiento del empleo local). Solo reseño algunos criterios y principios. Claramente la propuesta que se nos presenta con estas reflexiones es una oportunidad valiosa para deslindar la paja del trigo y enriquecer el abordaje conceptual y filosófico que permita construir criterios, normas y prácticas que efectivamente estimulen procesos de sostenibilidad. Por cierto, conocen del Desafío del Edificio Vivo? o Living Building Challenge? Les invito a escudriñarlo en http://living-future.org/lbc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Víctor:

      Muchas gracias por la aportación con la que se aporta un poco más de luz al tema. Si desean leer otro post que profundiza en los aspectos de la arquitectura sostenible, les recomendamos el siguiente enlace: http://blog.deltoroantunez.com/2013/03/arquitectura-sustentable-sostenible.html

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar
  5. Hola,

    Resulta interesante encontrar un artículo que no defienda la "Arquitectura Verde".
    Actualmente estoy finalizando las carreras de Arquitectura Técnica e Ingeniería Agrónoma. Mi proyecto de final de carrera se centra principalmente sobre "Cubiertas Ajardinadas" o "Tejados Verdes" como queramos llamarlos. Dicho esto, quiero saltar en su defensa dando mi opinión.
    Un edificio puede adquirir la sostenibilidad total con una cubierta ajardinada, es más, esta puede proporcionar muchas más ventajas que con una cubierta tradicional. No obstante, el coste inicial tanto de ejecución y mantenimiento de un edificio con cubierta ajardinada es elevado pero a lo largo del tiempo resulta mucho más eficiente y proporciona muchos más beneficios para los usuarios y para el medio ambiente. Sigue siendo Arquitectura y una gran ocasión para aumentar las superficies verdes de zonas céntricas donde escasea la vegetación.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Fernando:

      No estamos en contra de las cubiertas ajardinadas, al contrario, tenemos varios artículos específicos en el que comentamos sus ventajas (http://blog.deltoroantunez.com/2011/03/catalogo-de-cubiertas-vegetales.html por ejemplo), aunque como todo también hay que conocer sus problemas o limitaciones para emplearlas adecuadamente.

      Con lo que no estamos de acuerdo es que simplemente por colocar una cubierta ajardinada nuestro edificio se convierta en sostenible. Como creo que hemos expresados en numerosos artículos, la arquitectura sostenible depende de muchos aspectos y no se puede conseguir simplemente mejorando su cubierta.

      Muchas gracias por leernos y por el comentario.

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar