31 de mayo de 2016

El cambio a LED nunca fue tan fácil

Tanto en casa como en áreas de trabajo, los tubos fluorescentes siguen estando omnipresentes. Durante décadas fueron sinónimo de ahorro energético, larga vida media útil y precio económico. Sin embargo, los años dorados de esta tecnología es ya historia y hoy en día representan un sistema de iluminación obsoleto.
Por el contrario, la tecnología LED sigue sorprendiendo bajo nuevas formas y fuentes de iluminación. Ofreciendo mejoradas ventajas y beneficios al consumidor medio, los tubos LED han llegado para quedarse.


En una arquitectura sostenible es imprescindible hablar de una renovación de los viejos sistemas eléctricos. Si bien en la actualidad las energías renovables aún suponen un gasto económico elevado, la tecnología LED está ya al alcance de todos los bolsillos.

Los beneficios de la tecnología LED frente a la tradicional fuente de iluminación fluorescente se resumen en líneas generales con un menor consumo energético, superior vida media útil y una postura más respetuosa con el medio ambiente. Reemplazando nuestros viejos tubos por los tubos LED, conseguiríamos reducir en gran medida la emisión de CO2. Adquirir productos que no contienen gases tóxicos ni mercurio, perjudiciales para la salud. Y al mismo tiempo, ahorraríamos hasta un 60% en nuestro consumo eléctrico.

En contraposición a este cambio, es frecuente escuchar que el flujo lumínico es mucho menor. Y a consecuencia de este hecho, el mito de que se pierde intensidad de luz al reemplazar los tubos tradicionales. Siendo verdad que la alternativa LED puede -aunque no siempre- contener un menor número de lúmenes, este mito no podría estar más lejos de la realidad.

¿Pero cómo es posible entonces que con menos lúmenes no se pierda intensidad de luz?

La razón a este hecho es la proyección del flujo lumínico. Mientras los tubos fluorescentes tradicionales emiten luz en 360º, los tubos LED proyectan el haz de luz en 120º grados. Esto significa que usando los tubos tradicionales la mayor parte de la iluminación emitida se pierde. En cambio, con los Tubos LED toda la luz se esparce eficientemente en la dirección correcta.




Hablando de mitos y creencias erróneas, existe la preocupación de que al reemplazar los tubos LED es necesario realizar grandes cambios en la instalación eléctrica. Cuando la realidad muestra que cualquier persona podría realizar este cambio si se compra el producto adecuado. Dependiendo del tipo de reactancia o balastro utilizado existen 2 opciones:

Opción 1. Balastro electrónico o moderno
Para hacer el reemplazo de un tubo fluorescente por uno LED cuando se está utilizando un Balastro electromagnético, necesitamos comprar un tubo LED que sea compatible con dicha reactancia. Una vez adquieras este tubo solo necesitarás reemplazar el uno por el otro.
Opción 2. Balastro electromagnético o convencional
Para hacer el reemplazo de un tubo fluorescente a un tubo LED utilizando una reactancia electromagnética. Se necesita comprar un tubo LED que sea compatible y que incluya el cebador adecuado.

Paso 1: reemplaza el viejo cebador por el nuevo

Paso 2: sustituye el tubo LED por el convencional

¿Cómo saber si mi balastro es electrónico o convencional? Si el tubo fluorescente parpadea cuando lo enciendes tienes instalado un balastro convencional. Si el tubo se enciende en pocos segundos sin parpadear, tienes instalado un balastro electrónico.

Estos métodos son tan fáciles que no requieren ayuda de un electricista. Sin embargo, si podemos disponer de ayuda profesional otra opción es remover tanto el balastro como el cebador de la instalación eléctrica y conectar el tubo directamente a la corriente. Este método aseguraría un ahorro mayor en la factura de la luz al eliminar los accesorios innecesarios que aumentan tu consumo eléctrico. Pero insistimos en que solo debería optarse por este método si contamos con la ayuda de un profesional, de otro modo, por favor procede con uno de los dos métodos propuestos anteriormente.

¡No dudes más y contribuye al bienestar del planeta mientras ahorras en tu factura de la luz!

Fuente: Lamparadirecta.es

3 comentarios:

  1. Que quieres decir con remover tanto el balastro como el cebador de la instalación eléctrica y conectar el tubo directamente a la corriente?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Carlos,

      En los antiguos tubos fluorescentes para que pudiesen funcionar necesitaban dos complementos: un cebador y una reactancia o también conocido como balastro. Este último puede ser electromagnético (convencional) o electrónico (los más modernos). Así que tienes los tradicionales tubos fluorescentes, en tu instalación eléctrica debes tener estos dos componentes.

      Al sustituir por un tubo LED debido a la tecnología LED y a que este tiene una potencia de 220-240V, técnicamente, no necesita ninguno de estos dos complementos. Por lo que -si cuentas con la ayuda de un profesional- puedes quitar estas dos piezas del sistema eléctrico, re-cablear y conectar el tubo LED a la luminaria directamente (sin ningún complemento externo). Esta técnica te ayudará a ahorrar en energía pero insistimos que para no causar ningún daño a tu sistema eléctrico deberías contar con la ayuda de un profesional.

      Si por el contrario prefieres no hacer grandes cambios en tu instalación puedes optar por los dos métodos descritos anteriormente, dependiendo del balastro que tengas.

      Espero haber resuelto tus dudas, si no es así también puedes contactarnos enviando un email a info@lamparadirecta.es y estaremos encantados de ayudarte.

      Atentamente,

      El equipo de Lamparadirecta.es

      Eliminar
    2. Buenas tardes, Paula:

      Te quedo muy agradecido por tu aclaraciones

      SALUDOS

      Carlos

      Eliminar