29 de septiembre de 2014

Biomasa sí, pero...

La biomasa, conocida como la "energía de la naturaleza" se ha convertido en la fuente energética de moda, una energía renovable de origen orgánico que está creando furor.
Pero, ¿es recomendable esta fuente de energía en todos los casos? ¿Dónde están los límites para que pueda ser verdaderamente considerada como renovable?


La biomasa consiste en la utilización de materia orgánica (vegetal o animal) como fuente energética. Por su amplia definición, la biomasa abarca un dilatado conjunto de materias orgánicas que se caracteriza por su heterogeneidad, tanto por su origen como por su naturaleza.

Para adentrarnos un poco más en el conocimiento de esta fuente de energía renovable, les recomendamos ver el siguiente vídeo animado explicativo sobre la bioenergía, en el que se define didácticamente qué es la biomasa, sus principales usos -biocarburantes y generación de energía eléctrica y térmica- así como los importantes beneficios medioambientales y socioeconómicos que implicaría la explotación de la bioenergía al conjunto de la sociedad española; desarrollado por BIOPLAT - Plataforma Tecnológica Española de la Biomasa:


Según hemos visto, la biomasa podría ser el "Santo Grial" de las energías renovables, ¿pero no esconde ningún defecto o limitación?

Pues a pesar de sus numerosas ventajas, como todo en esta vida presenta -según el caso- una serie de inconvenientes o limitaciones que es necesario estudiar de cara a evaluar la posibilidad de la comercialización y uso de este recurso energético.

Si su principal ventaja -como hemos visto- es convertir los residuos en recursos a través del aprovechamiento de los residuos forestales, agrícolas, ganaderos, industriales o urbanos y su transformación en carburantes o directamente en energía, evitando impactos ambientales negativos, su "talón de Aquiles" pueden ser los cultivos energéticos agrícolas, los cultivos energéticos forestales o el de plantas acuáticas o algas, que pueden dar lugar al desplazamiento de los cultivos alimentarios o al aumento de la deforestación.

Ya hemos empezado a ser testigos de este fenómeno, cuando en EEUU los productores recibieron incentivos para destinar más superficie cultivable a la producción de granos adecuados para fabricar biocombustibles, provocando un aumento del 75% del precio de algunos alimentos como maíz, el azucar y el trigo.

En este sentido, un informe de Goldman Sachs estima que se necesitaría más de 60% de la tierra cultivable en la Unión Europea para satisfacer las demandas de la industria de biocombustibles, si es que la región va a sustituir el 20% de los combustibles fósiles empleados en el transporte por biocombustibles.


Por otro lado, un reciente informe de Amigos de la Tierra revela la necesidad de limitar el uso de biomasa como fuente de energía ya que el uso desmesurado de esta fuente de energía supone una amenaza para las tierras fértiles y los bosques.

Por suerte, los biocombustibles con alimentos cada vez van a menos, aunque el maíz o la caña de azúcar sigan teniendo importancia en Estados Unidos y Brasil, respectivamente.

Otro fenómeno que se está produciendo en algunos casos, contrario a la filosofía de este modelo energético, y que por tanto provoca un efecto indeseado, es la comercialización de biocombustibles a puntos remotos. Si el empleo de residuos generados por la industria local, como el empleo de los huesos de aceitunas en Andalucia o de los residuos urbanos de cualquier núcleo es un ejemplo de buena practica, lo que no tiene sentido es importar pellets del norte de Europa (o en nuestro caso particular importarlo en Canarias desde la península).

Este sistema energético deja de ser renovable (y rentable) cuando le sumamos los costes energéticos (y económicos) que supone su desplazamiento desde zonas alejadas, cuando precisamente de los que se trata es del aprovechamiento y reutilización de los residuos locales.

Por tanto, podemos concluir que la biomasa en una fuente energética llena de beneficios -balanza económica, creación de empleo, reducción de residuos, reducción de incendios forestales, reducción de contaminación y gases de efecto invernadero,...- pero no debemos olvidarnos de que tiene que ser empleada con inteligencia, a partir únicamente de los residuos generados en entornos próximos, evitando los cultivos bioenergéticos y el empleo de biocombustibles foráneos.

6 comentarios:

  1. Interesantes reflexiones Eduardo pero, interesante sería explicar también las limitaciones de los sistemas que utilizan biomasa . En algunos casos, puede resultar una fuente de energía que no satisfaga las necesidades energéticas de la vivienda, por ejemplo, en 2ª residencia, o en aquellos donde existan limitaciones de espacio.
    Con salvedades, pero creo que el modelo biomasa resultará más eficiente en cuanto nos decidamos a implantar sistemas centralizados y comunitarios, incluso a nivel urbano. No te parece?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Ruben:

      En primer lugar, gracias por leernos y por el comentario.

      Empezando por el final de tu intervención, ciertamente tanto la bioamasa como cualquier otro sistema energético resulta más rentable, practico y de más fácil mantenimiento a medida que centralizamos: comunidades, manzanas o mejor barrios enteros; eso si, siempre y cuando las facturaciones sean por consumos (algo que la ley ya obliga, aunque aún existen sistemas en los que no paga cada usuario por lo que consume).

      En cuanto a las otras limitaciones, estamos completamente de acuerdo contigo, pero no las hemos expuesto en este artículo, por dos motivos:
      1. Es un tema ampliamente tratado por otros autores.
      2. Nuestro blog se centra principalmente en los aspectos más Sostenibles.

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar
  2. Considerar que el uso energético de la biomasa desplaza los cultivos alimentarios y aumenta la deforestación, es como considerar que la energía eólica producida por los molinos produce impacto paisajístico y genera ansiedad. La energía de la biomasa se define en términos de residuos o de excedentes forestales, Austria y los países nórdicos que son los que lideran el crecimiento de energía de la biomasa, aun aumentado de forma paralela su masa forestal, la energía que produce este crecimiento vegetativo no necesita subvención.

    Respecto al traslado de biomasa a puntos remotos como, pellet de Canarias a Península, vamos a poner los números encima de la mesa para hablar con proopiedad:

    Huella de Co2 de un Hotel de 400 habitaciones en el sur de Gran Canaria con el consumo de 112 toneladas de propano para calentar ACS y pisicinas: 108.786.880 T de CO2

    Huella de CO2 para el mismo complejo utilizando biomasa desde el norte de España al sur de Gran Canaria, incluyendo transportes terrestres, barco de contenedores, etc: 49.853.250 T de CO2

    Más del 50% de ahorro de CO2 sin tener en cuenta la huella generada por la transformación del crudo a propano. El ahorro económico es del 50% para el hotelero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Ignacio:

      Como el propio video del Ministerio muestra, no sólo "se define en términos de residuos o de excedentes forestales" sino que existe una parte muy importante de cultivos energéticos agrícolas, cultivos energéticos forestales o de plantas acuáticas o algas.

      Estamos de acuerdo que los primeros son favorables ya que se produce una reutilización de residuos con todos los aspectos beneficiosos que eso tiene. Es el segundo caso, el que puede generar desplazamiento de los cultivos alimentarios o al aumento de la deforestación.

      No es sólo que lo digamos nosotros, hay varios estudios internacionales que ratifican este dato como el del Banco Mundial, Goldman Sachs o la Universidad de Viena, entre otros. Te recomiendo que accedas a los enlaces hipervinculados del texto.

      En cuanto a los números de viabilidad que me muestras respecto de la rentabilidad de importar pellet en Canarias, no voy a entrar en ellos porque no explicas de donde salen, pero distan mucho de los estudios que hemos leído, y de la práctica de algunos hoteles en Canarias que nos cuentan que están triturando palets para emplearlos como biomasa porque a ellos no le salen los números.

      Muchas gracias por leernos y por mostrarnos tu punto de vista a este respecto.

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar
  3. ¿Se sabe cuál es la Tasa de Retorno Energético de la biomasa?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para el caso especifico de Canarias no podríamos darte un valor, pero para conocerlo a nivel general, te recomiendo que revises estos artículos:
      ·http://www.eis.uva.es/energiasostenible/?p=373
      ·http://es.wikipedia.org/wiki/Tasa_de_retorno_energ%C3%A9tico

      Muchas gracias por leernos.

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar