20 de octubre de 2011

Los expertos recomiendan incluir sistemas que recojan agua de lluvia en las ciudades

Los tejados lisos e inclinados pueden captar hasta un 50% más agua de lluvia y de mejor calidad que los planos con grava. Son las conclusiones de un estudio realizado por investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), en el que proponen incorporar sistemas de captación de aguas pluviales al planeamiento urbanístico. Este recurso se podría aprovechar para regar calles y jardines, lavar suelos o vehículos y rellenar las cisternas.
Las cubiertas inclinadas lisas facilitan la captura de hasta un 50%
más de agua de lluvia que las que son planas y rugosas. Foto: Erix
.