Banner de consentimiento

10 de septiembre de 2012

Lista de adaptación verde en vivienda


Cambiar a bombillas fluorescentes compactas
Las bombillas de bajo consumo pueden ser un ahorrador de energía enorme y por lo general tienen una vida mucho más larga que otras bombillas. Remplace algunas (o todas) de las bombillas incandescentes por fluorescentes y disfrute de las reducciones en la producción de calor y consumo de energía. Cambiando cinco de las bombillas de uso más frecuente en su hogar puede ahorrar 100€ al año en facturas de electricidad.
Programe su termostato
Cuando esté en casa, mantenga el termostato a 25º C o más en verano y 21° C o menos en invierno. Los termostatos programables le permiten predeterminar el sistema para reducir la producción cuando no es necesario, como cuando no hay nadie en casa durante el día o cuando todo el mundo está durmiendo en la noche.
Tape las fugas de aire
Este paso simple puede recorrer un largo camino hacia el mantenimiento de su hogar a la temperatura deseada, ahorrando dinero en cuentas de calefacción y aire acondicionado. Las fugas más comunes se producen alrededor de las ventanas, puertas y otras aberturas de la pared. Tapar las fugas con burletes y masilla es una tarea fácil y barata.
Ponga a punto su sistema de calefacción y aire acondicionado (HVAC)
Haga un chequeo de su sistema HVAC cada dos años para asegurarse de que está funcionando de manera eficiente. Asegúrese de limpiar el filtro cada mes durante los momentos de máximo uso, un filtro sucio puede reducir significativamente la eficiencia del sistema.
Elija electrodomésticos Energy Star
Los productos calificados como Energy Star cumplen con un alto nivel de eficiencia energética, lo que puede traducirse en un ahorro en las facturas eléctricas. Así que cuando llega el momento de reemplazar el viejo refrigerador, microondas, lavadora, u otro aparato, recuerde que incluso si un aparato Energy Star cuesta más, usted podría reducir su factura de energía en 50€ al año por cada aparato. Además, consulte con su empresa de electricidad, algunas ofrecen incentivos para la sustitución de electrodomésticos viejos por otros más eficientes.
Reducir el uso del agua
En el interior, instalar aireadores -disponibles por unos pocos euros en su tienda de suministros para el hogar- a sus grifos del fregadero y cambiar la ducha a bajo flujo. Fuera, jardines con plantas locales y minimizar el alto mantenimiento de jardinería tales como el césped.
Cambiar a la energía verde
La energía verde es un servicio opcional de utilidad para los clientes que quieren ayudar a expandir la producción y distribución de tecnologías de energías renovables. Con la energía verde, usted no tiene que cambiar su proveedor de electricidad. En cambio, los clientes simplemente optar por pagar una prima en sus facturas de electricidad para cubrir el costo adicional de compra de energía limpia y sostenible.
Explora la energía solar
La tecnología fotovoltaica que utiliza células solares para convertir la luz del sol directamente en electricidad o en calor está cada vez más disponibles para el uso residencial. La energía solar puede ser aprovechada para generar electricidad para su casa, para calentar el agua y para mejorar la iluminación interior.
Utilice productos de bajo contenido en compuestos orgánicos volátiles (VOC)
Cambie a productos que no emiten compuestos orgánicos volátiles o VOC. Productos de bajo o ningún VOC mejorar en gran medida la calidad del aire interior y proteger su salud. Busque pinturas y productos de limpieza de bajo contenido en VOC, o usted puede hacer sus propios productos de limpieza del hogar utilizando materiales sencillos como el bicarbonato de sodio, vinagre y bórax (borato de sodio o tetraborato de sodio).
Plantar árboles para dar sombra y protección contra el viento para su casa
Este paso simple puede ayudarle a ahorrar dinero en las facturas de calefacción y aire acondicionado mientras que proporciona unas vistas preciosas de la casa.
Utilice plantas locales
Las plantas locales han ido creciendo y evolucionando en su zona durante miles de años y, como resultado, se han adaptado a los suelos locales y el clima. Como resultado, tienen más probabilidades de prosperar con cuidados mínimos, a diferencia de las plantas exóticas. Esto puede significar una menor necesidad de agua, fertilizantes y pesticidas.
Fuente: Green Home Guide Staff

No hay comentarios:

Publicar un comentario