20 de mayo de 2012

Cómo Ahorrar Energía en el Hogar

Aquí tiene algunas formas de ahorrar energía en su hogar.
 
Haga una auditoria energética en el hogar. Este estudio analiza la estructura de su hogar, los electrodomésticos y el aislamiento. Este tipo de inspecciones ofrecen un amplio estudio de imagen térmica que proporciona un informe personalizado que detalla maneras específicas de ahorrar energía en su hogar.




El aislamiento de su casa
  • Al comprar una vivienda fíjese en las características térmicas del edificio. Una casa bien aislada consume la mitad de energía que otra que no lo está para mantener la misma temperatura interior.
  • Cuando en su casa haga demasiado frió o calor, piense antes en aislarla que en calentarla o enfriarla.
  • Si su casa no tiene aislamiento lateral, colocar los muebles pesados, como estanterías, armarios y sofás, a lo largo de las paredes exteriores y utilizar colchas decorativas como tapices. Esto le ayudará a bloquear el aire frío.
  • Incorporación de cubiertas ecológicas para mejorar el comportamiento térmico, tanto del edificio, como del entorno próximo.
  • Arregle todas las ventanas, puertas y cajas de persianas mal ajustadas que puedan producir corrientes de aire.
  • Aislar los cantos con burletes y colocar sistemas que eviten la entrada de aire por la parte inferior de la puerta será fundamental para que no entre aire y además no haga corriente.
  • Piense seriamente en la instalación de doble cristal. Las ventanas sencillas pueden llegar a producir pérdidas de calor y frío hasta 4 veces mayor que en el caso del doble acristalamiento.
  • La madera en los suelos resulta un material especialmente cálido. La moqueta y alfombras reducen la perdida de calor por el suelo.
  • Mantenga las cortinas y persianas cerradas durante la noche para mantener el aire frío fuera, pero ábralas durante el día para dejar que el sol caliente la habitación.
  • Si su casa tiene ventanas muy grandes, utilice cortinas pesadas durante el invierno para ayudar a contener el aire frío.
  • Una película para la ventana de reflexión pueden ayudar a reducir la ganancia de calor durante el verano.
  • Instalar toldos en las ventanas y acristalamientos donde da más el sol. 
  • Mantenga la puerta del garaje cerrada, especialmente durante el invierno.
  • Plante un árbol. Un árbol bien colocado para dar sombra puede reducir sus costes de enfriamiento en un 25 por ciento.
 La climatización de su hogar
  • Use ventiladores de techo para ayudar a circular el aire por toda la casa, ya que el movimiento de aire da una impresión de descenso de temperatura de hasta un 5%.
  • Lo más fácil es hacer uso de corrientes naturales cruzadas abriendo varias ventanas.
  • Asegúrese de que su aire acondicionado sea del tamaño adecuado para su casa.
  • No regule la temperatura demasiado baja: la temperatura ideal es de 25 ºC (una diferencia de temperatura con el exterior superior a 12º no es saludable), cada grado menos supone un incremento del consumo entre un 5 y un 10%.
  • Limpie periódicamente los filtros de aire y vigile el mantenimiento del equipo: esta medida contribuirá a un menor consumo del aparato y a mantener la estancia libre de gérmenes.
  • Mantenga alejado el termostato de las fuentes de calor, como lámparas y radiación directa del sol.
  • Elija los aparatos que ofrecen funciones como la discriminación horaria, el encendido y el apagado a una hora determinada y otras muchas, que permiten que el aparato no desperdicie energía.
  • Evite abrir puertas y ventanas para ventilar cuando el aparato está en funcionamiento (mejor hacerlo en las primeras horas de la mañana o durante la noche, con el aire acondicionado apagado).
  • Evite utilizar en la habitación equipos que generan calor como, por ejemplo, televisores, planchas, y otros.

Calefacción de su casa
  • La electricidad para calefacción o para agua caliente es la forma mas ineficaz de utilización de esta energía (se pierde el 70% en la producción de electricidad). Las alternativas son la energía solar y el gas.
  • Cambie o limpie el filtro de la calefacción una vez al mes. El polvo y la suciedad con rapidez pueden obstruir las piezas vitales, por lo que su sistema de calefacción trabajará más y, finalmente, se rompen.
  • Haga que su sistema de calefacción sea inspeccionado regularmente, especialmente si es de gas natural.
  • La temperatura idónea es entre 19 y 21 ºC. Por cada grado que aumentemos la temperatura, el consumo se dispara entre un 6 y un 9 por ciento.
  • Instale un termostato programable. Si lo usa para apagar la calefacción o bajar la temperatura hasta los 16 ºC durante ocho horas cada noche, usted reducirá sus facturas de calefacción en al menos un 10 por ciento. Un termostato digital se puede pagar por sí mismo en el ahorro de energía en menos de un año.
  • No coloque el termostato más alto de lo que realmente quiere. Esto no va a calentar su casa más rápido y mantendrá su sistema de calefacción por más tiempo de lo necesario.
  • En las rejillas de ventilación no deje que los muebles y cortinas bloquen el flujo de aire.
  • Si el agua caliente y la calefacción la obtiene centralmente de la comunidad de vecinos, exija que se instalen contadores individuales (calorímetros) para que cada vecino pague lo que consuma.
  • Si su casa tiene un sistema de caldera, no cubra los radiadores con pantallas o con muebles. También es una buena idea añadir un panel reflector detrás de los radiadores para que la radiación calorífica se refleje.
  • No utilice aparatos de energía eléctrica para calentar su casa. No sólo son caros de operar, son también muy peligrosos.
  • Si su casa tiene calefacción eléctrica, asegúrese de mantener los muebles y cortinas lejos de los calentadores y deje al menos una distancia de 8 cm debajo de la unidad de calefacción.
  • Si usted tiene una chimenea de leña, limpie la chimenea regularmente y queme sólo madera totalmente seca para producir la salida de más calor.
  • Cuando la chimenea no está en uso mantener las puertas de vidrio cerrado. Si usted nunca usa su chimenea selle las puertas con silicona.
Calentamiento de agua 
  • Báñese en la ducha, no en la bañera. En una ducha de cinco minutos se utilizan alrededor de 30 litros de agua caliente, mientras que llenar una bañera se puede utilizar hasta 75 litros.
  • Instale una ducha que ahorra agua. No se preocupe no va a reducir la presión del agua.
  • Repare los grifos que gotean, sobre todo si se trata de un grifo de agua caliente. Una gota por segundo puede gastar hasta 625 litros al mes, que es más de lo que utiliza una persona en dos semanas.
  • Utilice aireadores en los grifos del fregadero de la cocina y el baño. Y límpielos con frecuencia.
  • Ajuste la temperatura del calentador de agua a 45ºC.

Iluminación de su hogar 
  • Apage las luces siempre que salga de una habitación.
  • Sustituye las bombillas “normales” (incandescentes) que emplee por otras de bajo consumo. El precio de compra es mayor, pero habrá amortizado la inversión en 2 años, pues consumen un 80% menos y duran 8 veces más. 
  • Busque una lámpara fluorescente de potencia compacta que es alrededor de un tercio de la potencia incandescente que se suele utilizar.
  • Mantenga sus bombillas limpias. Una capa gruesa de polvo puede bloquear hasta el 50 por ciento de la emisión de luz.
  • Utilice los dispositivos de control de iluminación, como reguladores, detectores de movimiento, sensores de ocupación, las fotocélulas y temporizadores para proporcionar luz sólo cuando lo necesite.
  • Mantenga las lámparas alejadas de los termostatos.
  • Utilice sólo una bombilla en un accesorio de varias tomas. Asegúrese de verificar la potencia máxima del aparato.
  • Coloque reflectores LED en el exterior como jardines o patios, las bombillas duran más, consumen menos energía y manejan mejor las temperaturas extremas.
  • Utiliza luces de baja tensión para la iluminación de los pasillos, patios y cubiertas. La suave luz también atraerá a un menor número de insectos molestos.
  • Aproveche la luz natural. Decore con colores claros en paredes, techos y suelos. Los tonos suaves reflejan más luz, para que pueda utilizar bombillas de baja potencia y retrasar el encendido de luces hasta más tarde en el día. Utilizando pintura de alto brillo pueden ayudar también.
  • Para iluminación exterior, utiliza luces de sodio en vez de luces de mercurio.

En la cocina
  • Utilice pequeños electrodomésticos para la cocina siempre que sea posible. Los hornos microondas, hornos tostadores y ollas de cocimiento lento pueden usar un 75 por ciento menos energía que un horno eléctrico de gran tamaño.
  • Plantéese racionalmente si realmente necesita ese electrodoméstico o si lo está comprando por alguna otra razón (moda, capricho). Muchos electrodomésticos son completamente prescindibles.
  • Seleccione la capacidad que sea adecuado para su familia. Ya se trate de un horno o un refrigerador. No vale la pena comprar una unidad que sea demasiado grande o demasiado pequeño. 
  • Sitúe la nevera y/o congelador alejado de fuentes de calor y con suficiente ventilación para la rejilla del condensador. Cómprelo con aislantes de última generación y componentes de alto rendimiento.
  • Limpie y aspire las rejillas del refrigerador alrededor de dos veces al año para mantener el compresor funcionando de manera eficiente.
  • No deje la puerta del frigorífico abierta. Cada vez que se abre, hasta el 30 por ciento del aire enfriado puede escapar. La misma regla es válida para el horno.
  • No sobrecargue el refrigerador o congelador. El aire frío debe circular libremente para mantener los alimentos a la temperatura adecuada.
  • No meta alimentos calientes en la nevera.
  • Si ha sacado un alimento del congelador, descongélelo en la nevera, así tendrá ganancia gratuita de frío.
  • Asegúrese de que el refrigerador esté nivelado, para que la purete cierre sola por física, levante un poco la parte frontal del refrigerador.
  • Compruebe cerrando la puerta del refrigerador y ponga un billete en medio, si usted puede sacar el billete fácilmente, es el momento de sustituir las juntas.
  • Cuando se vaya de vacaciones, vacíe el refrigerador y desconecte el equipo. Descongelar el frigorífico cuando la capa de hielo alcance los 3 milímetros de espesor puede ahorrar hasta un 30% de energía.
  • Si tiene cocina eléctrica piense en su sustitución por una de gas. Consumirá la cuarta parte de energía para obtener el mismo servicio y amortizará en poco tiempo la cocina nueva.
  • En el caso de que la cocina sea eléctrica, aproveche su calor residual, es decir, apague el ‘fuego’ un poco antes de terminar de cocinar.
  • No poner una olla pequeña en un fogón grande.
  • Utilice las tapas de las ollas y sartenes para reducir los tiempos de cocción.
  • Mantenga los quemadores limpios para reflejar el calor de manera más eficiente.
  • Use detergente de agua fría para lavar ropa y platos.
  • Ejecutar el lavavajillas con cargas completas.
  • Lavar sólo cargas completas de ropa y asegúrese de ajustar el nivel de agua adecuado.
  • Use agua caliente sólo para cargas muy sucias y siempre use agua fría para el ciclo de enjuague.
  • Limpie el filtro de pelusa de la secadora cada vez que utilice la máquina. Un filtro de pelusa obstruido puede hacer que su secador de utilizar hasta un 30 por ciento más y puede ser un peligro de incendio.
  • Saque la ropa de la secadora mientras todavía están húmedas y cuélguela.
  • Seque una carga de ropa inmediatamente después de otro. Esto reducirá al mínimo la pérdida de calor, reduciendo los tiempos de calentamiento y secado.

Aparatos
  • Apague los aparatos cuando no estén en uso y no dejarlos en “modo de espera” o “stand by”. Utilice regletas con interruptor o desenchufe los aparatos eléctricos que no se está utilizando. Muchos electrodomésticos, computadoras, televisores y sobre todo reproductor de vídeo consumen energía incluso cuando están apagados.
  • Si utiliza con frecuencia pilas (nunca tire a la basura las usadas), procure que estas sean recargables.
  • En casi todos los casos, un aparato de gas natural es más económico que usar un modelo eléctrico.
  • Un calentador de agua viejo o el refrigerador pueden estar costando mucho más de lo que piensas. Si su aire acondicionado central es de más de 10 años, sustituya estos aparatos por unos nuevos, reducirá su factura de luz considerablemente.
  • Compre durante la temporada baja. Muchos fabricantes de calefacción y refrigeración ofrecen descuentos significativos en las promociones de ventas estacionales y los concesionarios pueden cobrar menos por la instalación.
  • Investigue las nuevas tecnologías con cuidado. Algunas de las innovaciones, como los hornos de convección, puede ahorrar energía y hacer la vida más cómoda, mientras que otros, tales como aparatos de cocina de calidad comercial, podrían ser mejoras sólo estéticas y más caras.
  • Busque el logotipo “Energy Star”. Esta designación de la Agencia de Protección del Medio Ambiente significa que el aparato supera las mínimas normas de uso de energía, por lo general en una cantidad significativa.
  • Asegúrese de elegir un distribuidor de confianza y bien informado. Un buen distribuidor debe ser capaz de ayudarle a calcular el ahorro de energía y el periodo de recuperación, y deben ofrecer una amplia gama de marcas y precios.
  • Si usted necesita una cortadora de césped nueva, considere un modelo eléctrico. Son menos costosos de operar, son 75 por ciento más silenciosas, y reducen significativamente las emisiones tóxicas.
  • En el caso de los televisores, las pantallas LCD ahorran un 37% de energía respecto a los aparatos tradicionales.
  • Colocar humidificadores y deshumidificadores lejos de las paredes y muebles voluminosos. Estos aparatos funcionan mejor cuando el aire circula libremente alrededor de ellos.
  • Cuando vaya de vacaciones, no se olvides de dar a sus aparatos un descanso también. Apague y desconecte todo lo que pueda, ponga su calentador de agua a la posición más baja y cierre el suministro de agua a la lavadora y lavavajillas.
Recuerde que vale la pena invertir en eficiencia energética. En algunos casos, el dinero que ahorra en costos de energía puede pagar el precio de compra en tan sólo unos pocos años. 

1 comentario:

  1. Muchas gracias por todos estos consejos que aportas porque son vitales para mejorar la eficiencia energetica, gracias Eduardo!

    ResponderEliminar