25 de junio de 2012

Quiero una casa clase A

Esta es la frase con la que un futuro comprador debería dirigirse a un agente inmobiliario a partir del 1 de junio de 2013, cuando entre en vigor el Real Decreto de Certificación de Eficiencia Energética de Edificios Existentes.

Y es que a partir de ese momento, tanto las viviendas nuevas, que ya poseían certificado desde el 31 de octubre de 2007, como aquellas existentes que se quieran vender o alquilar, tendrán que contar con su respectivo certificado que acredite su nivel de Eficiencia Energética.

Porque parece lógico que -si cuando vamos a comprar una nevera, buscamos aquella más eficiente porque sabemos que, a pesar de ser un poco más cara, a la larga nos va a salir más rentable; o que cuando miramos un coche, en seguida preguntamos cuál es su consumo porque con el tiempo va a influir de forma drástica en nuestro bolsillo- es imprescindible conocer la eficiencia energética del bien más caro de nuestra vida, nuestro hogar.

Aunque es verdad que el precio es considerablemente inferior entre una vivienda de clase G, la peor (solo posible en viviendas anteriores al CTE ya que su cumplimiento garantiza una clase, al menos, E) y una con clasificación A, la mejor (aún muy difícil de encontrar, pero que tendrá que ser de ámbito común a partir de 2021), los ahorros, mes a mes, serán muy considerables, llegando a rondar entre estos dos extremos, en torno a un 86% menos de energía

Por consiguiente, el importante ahorro en las facturas mensuales se puede amortizar en el pago de la hipoteca en una relación 1/4. Es decir, que por cada euro repercutido en el precio de la hipoteca por sobre-coste de la vivienda de mejor clase de eficiencia se obtienen cuatro euros de ahorro en las facturas de energía y agua.

Pero no es sólo una cuestión de dinero, sino que hay mucho más en juego, ya que una vivienda eficiente y bien construida, no sólo nos supone una importante fuente de ahorros, sino que además contribuiremos al cuidado del medio ambiente con una importantísima reducción de CO2, ayudaremos a la economía general de Estado, que tan malos momentos está pasando, al huir de la gran dependencia de combustibles fósiles que padecemos y por último, pero tal vez lo más importante, tendremos una mejor calidad de vida al habitar en unas condiciones óptimas de confort, previniendo muchas enfermedades y dolencias que derivan de los edificios enfermos.

Desde todos los puntos de vista sale más rentable invertir en una vivienda eficiente, con un diseño inteligente en relación al clima y las condiciones del entorno: bien iluminada, aislada, sin infiltraciones y con ventilación cruzada;  con medidas de ahorro y reutilización del agua y aprovechamiento del agua de lluviacon materiales naturales, respetuosos con el medio ambiente y la salud, mejor aún si son locales; aplicando medidas de ahorro energético en sistemas y equipos eficientes, alimentados mediante energías renovables; con soluciones domóticas que ayuden a optimizar su funcionamiento; y cuidando la accesibilidad.
Fuente: REDAC

8 comentarios:

  1. Aunque la certificación energética de edificios en uso no sea aún vigente, esto no significa que no se pueda calcular su eficiencia energética. Los programas de cálculo son los mismos que utilizamos para una certificación energética de nueva vivienda. Como programa de soporte nosotros usamos el Paquete de Planificación Passive House (PHPP), ya que nos permite entrar distintas soluciones constructivas y cuantificar los ahorros en cada caso.
    Desde Garraux Carrera arquitectes estamos seguros que, más allá de lo que nos exija la normativa, debemos saber dónde queremos llegar en términos energéticos y ser capaces de transmitirlo de manera clara a nuestros clientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimados garrauxcarreraarquitectes:

      Me temo que discrepamos: si la normativa aún no está vigente, eso significa que no se pueda calcular la eficiencia energética de un edifico existente, dado que no existe una base legal que lo ampare.

      Por otro lado, los programas oficiales no son los mismos. Existe dos maneras de calcular la eficiencia energética de un edificio existente, el método "tradicional", a través de una nueva versión de CALENER para tal fin -aún sin publicar- y por el método simplificado, a través de los programas CE3 y CE3X, aún en propuesta de nuevos documentos reconocidos.

      Por último, el estándar Passive House, es independiente de la normativa en curso y por tanto no tiene valor legislativo.

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar
  2. El otro día tuve el placer de hablar con una persona que ha visto personalmente los dos programas que se van a utilizar. Parece ser que se usará la estructura de CALENER, y para aquellos edificios de los que no se dispongan los datos de materiales de construcción, se ha preparado un programa con modelos teóricos según su año de construcción, por lo tanto no se va a alejar mucho de lo ya conocido.
    Y parece que la actualización de CALENER también empieza a ser algo inminente, donde se espera que se introduzcan ciertos cambios que los usuarios estábamos demandando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimados Aenearquitectura:

      Efectivamente, CALENER sigue siendo la base de cálculo para la obtención del certificado de eficiencia energética de edificios existentes, con las modificaciones pertinente para tal fin.

      Muchas gracias por los comentarios.

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar
  3. Si conocen más casos donde CALENER ha sido aplicado, no sgustaría conocerlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimados señores de Bienes Raíces:

      El programa CALENER es el procedimiento que permite determinar el nivel de eficiencia energética correspondiente a un edificio según la normativa vigente en España. Se emplea desde el 31 de octubre de 2007 para edificios de nueva construcción y en breve saldrá una versión adaptada para edificios existentes. Para saber más: http://www.minetur.gob.es/energia/desarrollo/EficienciaEnergetica/CertificacionEnergetica/ProgramaCalener/Paginas/DocumentosReconocidos.aspx

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar
  4. Sobre las viviendas ya construidas anteriormente, y a pesar de que han bajado de precio debido a la situación actual como quedarían si resulta ser que son de una categoría inferior a E y decidieses vender.
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Miguel:

      Esta medida pretende precisamente promover la rehabilitación energética. Por eso, cuando el propietario de un inmueble que desea vender obtiene una calificación E, este certificado adjunta un anexo con una serie de medidas para mejorar dicha calificación. Por tanto, el propietario tendrá las herramientas para mejorar la calificación de su inmueble y venderlo en unas condiciones óptimas.

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar