24 de agosto de 2022

¿Qué hacer para que tus ventanas sean más eficientes?

En artículos anteriores hemos hablado sobre cómo lograr que nuestro hogar sea más eficiente energéticamente de manera generalizada. En este post te daremos a conocer consejos para lograr que tus ventanas sean más eficientes y así ahorrar hasta un 20% de energía.

Fuente: Materialesdefabrica.com

¿Para qué sirven unas ventanas eficientes en tu hogar?

Las ventanas eficientes no consumen ningún tipo energía, sino que contribuyen a la pérdida o conservación de energías, son aquellas que ayudan al aislamiento térmico y acústico de la vivienda y contribuyen a un mayor ahorro energético.

Beneficios de las ventanas eficientes

Alto aislamiento: las ventanas eficientes consiguen mayor aislamiento térmico ayudado a que la climatización interior no se pierda.

Disminución de ruidos: las ventanas de este tipo contribuyen a la mitigación de ruidos exteriores.

Ahorro económico: debido al grado de aislamiento, el consumo de calefacción o aire acondicionado se mantendrá bajo control.

Confort: en este caso, relacionado con el aislamiento acústico y térmico, por lo que las ventanas aumentaran el confort de la vivienda.

Ayuda al medioambiente: puesto que las ventanas eficientes nos ayudan a consumir menos energías, estamos reduciendo las emisiones de CO₂, de modo tal que ayudamos a mantener nuestro planeta un poco más verde.

Consejos para hacer que tus ventanas sean más eficientes

Fuente: Freepik.es

Revisión de juntas y uniones

El hecho de que las ventanas presenten problemas de hermeticidad implica que haya filtraciones de aire entre las uniones del marco, la hoja y el vidrio. 

En el caso de las ventanas abatibles debes revisar las juntas para ver si están en buen estado, comprobar si permiten algún tipo de ajuste para aumentar la presión de cierre de la hoja contra el marco y verificar que la hoja esté bien alineada con el marco y que la junta este haciendo contacto con el mismo.

Si cuentas con sistema de ventanas correderas debes revisar los cepillos, pueden que estén desgastados.

Utiliza burletes (en las juntas)

Son tiras de material flexible (generalmente de caucho, silicona o espuma) que se colocan en el borde de las ventanas con el objetivo de aislar y sellar herméticamente el interior. Sé recomienda revisarlos con frecuencia. Aplicarlos es muy fácil y económico, por lo que vale la pena renovarlos y obtener mejores resultados.

Ahorra utilizando persianas o toldos

Contar con persianas de exterior permite aprovechar al máximo la radiación solar durante el invierno, lo cual permitirá calentar las estancias y, durante el verano, reducirá la entrada del sol. De esta manera conseguirás aportes de energía que ayudarán a optimizar tu calefacción.

Actualmente, hay sistemas de control inteligente que aplican la domótica a las persianas y controlan la forma automática de abrir y cerrar las mismas, para optimizar el ahorro energético.

Utiliza tus cortinas

Las cortinas actúan como aislamiento adicional, incrementará el aislamiento tanto de las fugas como de la luz solar. Es recomendable utilizar cortinas que lleguen al suelo, ya que el aislamiento será más adecuado.

Ventanas con doble o triple acristalamiento

El cristal es aproximadamente el 50 % del aislamiento en una ventana. Contar con doble o triple aislamiento mejora el valor aislante del vidrio en forma considerable. En el caso de ventanas que tengan acristalamiento simple, no será posible cambiar a un vidrio doble, ya que el espacio máximo para el alojamiento del vidrio está muy limitado.

Utiliza láminas de protección solar

Las láminas adhesivas de protección solar son transparentes y se pueden instalar en acristalamientos simples o dobles. Sus propiedades bloquean hasta el 99% de rayos UV, rechazan hasta el 78% de la energía solar y reduce la perdida de calor hasta en un 33%, ayudando a minimizar la perdida de calor en los meses fríos y evitando que el aire frío se escape en los meses de calor.

No colocar dobles ventanas

El aislamiento térmico total instalando dos ventanas va a ser muy similar al mejor aislamiento de una de ella. En estos casos es mejor quitar la ventana e instalar solo una de altas prestaciones.

Conclusión

Gracias a los consejos expuestos, podemos interpretar que el hecho de contar con ventanas eficientes no significa instalar unas nuevas, sino que es tan simple como ponerse en marcha y aplicar estos consejos combinándolos con un poco de manualidades.

En definitiva, mejorar nuestra calidad de vida, reducir el consumo energético y ayudar al medioambiente está al alcance de tus manos.


Fuente: Amira Neme, m
iembro del equipo de Comunicación y Marketing de Materialesdefabrica.com y Habitium.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario