Banner de consentimiento

18 de junio de 2018

La rehabilitación urbana

La rehabilitación edificatoria es necesaria para mejorar sus condiciones de habitabilidad y reducir los altos consumos energéticos y las emisiones de gases nocivos al ambiente, asociados a dichos consumos. Pero es importante darse cuenta que los edificios no funcionan de forma aislada sino que forman parte de un todo mayor: barrio-ciudad-conurbación.
Por tanto, dentro de este marco, es necesario que el espacio que acoge a la edificación también sufra un proceso de rehabilitación, tanto medioambiental como social y político -en definitiva sostenible- ya que de lo contrario, en un entorno degradado, va a imposibilitar el funcionamiento sostenible de cada uno de los elementos -los edificios- que forman ese conjunto urbano.
Le dessin de la protection de l environnement deux enfants. Fuente: pngtree


La Rehabilitación sostenible es aquella que afronta de una forma global y ecosistémica la intervención, de manera que existirán propuestas y acciones concretas en los tres medios más significativos: el medio social, el económico y el ambiental en el ámbito de intervención. Sus objetivos son, entre otros:

  • Recuperación social y económica de las zonas afectadas, con el fin de conseguir su incorporación a la dinámica social y económica de su entorno.
  • Buscar el cierre de ciclos ecológicos urbanos en agua, materia orgánica, energía, y residuos
  • Reducir los consumos de energía mediante las técnicas de acondicionamiento pasivo en edificios y en la ciudad.
El suelo urbano un recurso escaso, por lo que el hecho de reciclarlo es de importancia crucial. En vez de consumir nuevos suelos para nuevas viviendas -con sus necesidades de infraestructuras y servicios- en los barrios obsoletos o degradados estas necesidades se pueden solucionar por medio de mejorar las instalaciones de las edificaciones, las dotaciones y zonas verdes del barrio e introducir la eficiencia en todas las escalas (edificio, barrio y distrito).

De cara a intervenir a esta escala, la estrategia de actuación podría ser la siguiente:

  1. Delimitar el ámbito de actuación de la intervención: la ciudad está configurada por elementos heterogéneos, por lo que es preciso establecer zonas homogéneas de análisis, evaluación e intervención.
  2. Análisis sectoriales: Análisis del ámbito designado siguiendo tres líneas:  ambiental, urbana y socioeconómica y estableciendo de un sistema de indicadores* de análisis y evaluación que detallen la situación actual y que sirvan de referente para la evaluación en el tiempo de las medidas.
  3. Análisis DAFO de la zona urbana de estudio: Estableciendo los factores internos (debilidades y fortalezas) como los externos (amenazas y oportunidades), que son relevantes en la ciudad actual y de cara al futuro.
  4. Plan de acción integrado: Propuesta que reúna las mejora para el barrio, considerando tanto los problemas detectados, como los aspectos positivos en los que se pueden apoyar las actuaciones que se consideren.
  5. Propuestas de modelos de escenarios alternativos: comparando el escenario actual, el escenario tendencial sin tomar ningún tipo de medidas y el escenario sostenible propuesto, a medio y largo plazo.
El Plan de Acción se desarrollaría según la siguiente jerarquía:
  1. LÍNEAS ESTRATÉGICAS: Son prácticamente una declaración de intenciones, o grandes grupos de actuaciones que van en una dirección.
  2. PROGRAMAS: Son grupos de actuaciones que deben considerarse de manera conjunta o que dependen del mismo departamento municipal.
  3. PROYECTOS/ACTUACIONES: Son propuestas concretas, a las que se puede asignar responsable, plazos, presupuesto, etc.
*En cuanto a los indicadores de análisis y evaluación, han de ser específicos para cada caso de estudio, pero de modo orientativo podemos indicar algunos ejemplo:
- Indicadores del Forum CIVIC calificados como BEST por el Jurado de Buenas Practicas
  1. Los recursos se deben utilizar de manera eficiente sin superar el ritmo de renovación de los recursos renovables, sustituyendo progresivamente los no renovables
  2. El funcionamiento de la ciudad no debe poner en peligro la salud de las personas ni superar la capacidad de carga del medio ambiente
  3. La biodiversidad debe ser valorada y protegida
  4. Se fomenta el establecimiento de una alianza global con las otras ciudades y pueblos, para preservar los sistemas naturales comunes de la Tierra como la regulación climática y la capa de ozono, y para eliminar la pobreza.
  5. Todos debemos tener acceso a los bienes y servicios básicos de vivienda, salud, educación y seguridad
  6. La ciudad debe preservar la mezcla de funciones, fomentando la proximidad y la vida de barrio para que el acceso a los servicios urbanos no se haga a expensas del medio ambiente
  7. El trabajo social y el tiempo libre deben distribuirse equitativamente entre todas las personas, hombres y mujeres
  8. La equidad en las formas de vida de los ciudadanos y ciudadanas se deben incrementar
  9. Todos debemos tener acceso a un trabajo remunerado, con un salario digno y una contratación estable
  10. La economía ha de ser diversificada y la dependencia del exterior se ha de reducir.
- Indicadores de sostenibilidad propuestos por el Ayuntamiento de VitoriaVer aquí
Fuentes: Higueras García, E. 2009. El reto de la ciudad habitable y sostenible, Editorial DAPP y Del Toro & Antúnez ARQUITECTOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario