25 de marzo de 2015

Lo verde en la Arquitectura Sostenible

Que el empleo de vegetación en la Arquitectura tiene importantes ventajas sobre el edificio y el medio ambiente es algo que todos conocemos, pero muchas veces nos olvidamos de contar que también pueden ser causa de problemas o desventajas, algo que es fundamental conocer de cara a su correcta utilización y diseño.
En este artículo pretendemos mostrar las ventajas y los problemas que pueden suponer la utilización de la vegetación en los edificios para que proyectistas y usuarios evalúen la correcta implementación de este recurso en sus proyectos y viviendas.
25 Verde por Beppe Giardino 


Cuando hablamos del empleo de los recursos vegetales en un proyecto de arquitectura, lo primero que se nos viene a la mente son las cubiertas ajardinadas o las fachadas vegetales, aunque existen muchas otras maneras de conciliar arquitectura y vegetación, como lo pueden ser los patios o terrazas ajardinas, jardines verticales o cortinas vegetales.

Empecemos resumiendo las ventajas que nos puede generar la presencia de elementos vegetales en nuestros edificios:

  • Elementos de sombra: Los árboles de hoja caduca pueden funcionar como elementos generadores de sombra en verano, mientras que en invierno -al perder sus hojas- permiten el paso de los rayos del sol para aumentar las ganancias térmicas del edificio. También las plantas trepadoras pueden ser el complemento de pérgolas o muros.

  • Aislamiento térmico: Los jardines verticales y las cubiertas vegetales funcionan como sistemas que mejoran el aislamiento térmico manteniendo el calor durante el invierno y el frío durante el verano.

  • Reguladores de humedad: A través de la evapotranspiración las plantas regulan la humedad del ambiente y lo refrescan cuando suben las temperaturas.
  • Protección contra el viento: Los árboles de hoja perenne y arbustos pueden ser utilizados para bloquear los vientos proveyendo una "sombra de viento". La óptima distancia para reducir la velocidad del viento es entre una a tres veces la altura de los árboles. Sin embargo una barrera contra el viento puede proporcionar protección razonable a una distancia de seis veces la altura del árbol.



  • Reducen la contaminación: Los efectos de la polución pueden ser contrarrestados por la vegetación, que es un sumidero ecológico de CO2 y otros gases invernadero, al tiempo que fijan metales pesados, mientras liberan oxígeno.

  • Mejoras acústicas: Las superficies vegetales pueden servir de filtros de aire reduciendo hasta 10 decibelios la contaminación acústica.
  • Recuperan el espacio tomado por el edifico: Las cubiertas vegetales son una forma de devolver a la naturaleza el espacio tomado por el edificio pudiendo ser utilizados como huertos urbanos.

  • Mejora de la permeabilidad del suelo: La presencia de zonas ajardinadas dentro de la parcela permite aumentar la permeabilidad del suelo -muy baja en las ciudades- lo que reduce escorrentías superficiales y favorece los acuíferos subterráneos, mitigando el impacto de las lluvias y las posteriores inundaciones en la ciudad.
  • Papel estético: Una arquitectura verde nos concilia con la naturaleza y le da un "aspecto más natural" al edificio al tiempo que puede funcionar de pantalla visual que nos dé privacidad.

Con todo esto podemos decir que la vegetación puede funcionar como regulador del efecto térmico del clima minimizando los efectos de la "isla de calor" y ahorrando hasta un 20% de la energía necesaria para calentar o enfriar un edificio. Además mejora las condiciones del aire regulando su humedad y eliminando elementos nocivos productos de la contaminación.

Sin embargo, y seguro que es muy posible que nadie se los haya contado, también puede generar problemas tanto al edificio como a sus usuarios, que deben ser conocidos antes de tomar la decisión de incorporar elementos vegetales a nuestros edificios o de cómo hacerlo correctamente. Estos problemas suelen estar causados por dos aspectos principales que son la necesidad de un adecuado mantenimiento y el correcto uso de los recursos vegetales.

La inclusión de elementos vegetales dentro del edificio o en su entrono próximo (parcela) da lugar a un aumento en las necesidades de mantenimiento, el cual -si no se realiza- puede ocasionar problemas graves. Veámoslo a continuación:

  • Obstrucciones en canalones y bajantes: El empleo de árboles de hoja caduca pueden ocasionar la obstrucción de los conductos de desagüe en la temporada otoñal, algo que debe ser tenido en cuenta ya que de lo contrario se pueden producir graves problemas en los períodos de lluvias.

  • Reparaciones de cubiertas ajardinadas: Las actuaciones de mantenimiento y reparaciones -por ejemplo de problemas en la impermeabilización- en este tipo de cubiertas es más complicado y por tanto más costoso. Las empresas que las comercializan dan garantías de conservación que llegan a los 20 años, período mucho menor que la longevidad media de un inmueble por lo que será necesario hacer varias actuaciones de reparación a lo largo de la vida del edificio.
  • Presencia de insectos y pequeños animales: La vegetación es un atractor para los insectos y pequeños animales -como aves o roedores- que pueden, por un lado afectar e incluso destruir a la propia masa vegetal, al tiempo que ocasionan molestias a los usuarios, así como desperfectos al edificio.
  • Correcto mantenimiento de las especies vegetales: A pesar de que muchas empresas de cubiertas, fachadas o cortinas vegetales nos indican que las plantas utilizadas no necesitan casi mantenimiento -incluso no siendo necesario en algunos casos ni siquiera el riego de las mismas- la experiencia nos dice que no es así, por lo que será necesario un mantenimiento periódico para controlar el estado de limpieza y conservación de la misma.
Por otro lado, la selección de una vegetación inadecuada, su disposición poco acertada o su empleo cuando no es la mejor opción es también causa de muchos disgustos con este tipo de soluciones, algo que se puede solventar de manera sencilla contratando a unos buenos profesionales en esta materia. Veamos algunos ejemplos a este respecto:
  • Exceso de humedad en climas húmedos: La presencia de vegetación funciona muy bien en climas cálidos y secos, donde con su sombra y evapotranspiración regulan la temperatura y humedad consiguiendo condiciones higrotérmicas de confort, pero sin embargo, en climas con alta humedad relativa esta característica pierde su efecto, siendo incluso contraproducente al aumentar aún más los valores de humedad relativa.
  • Empleo de especies inadecuadas: Que generen un excesivo consumo de agua y recursos o que no consigan el efecto buscado. Por tanto hay que trabajar con plantas locales que han ido creciendo y evolucionando en su zona durante miles de años y se han adaptado a los suelos locales y el clima. Como resultado, tienen más probabilidades de prosperar con cuidados mínimos, a diferencia de las plantas exóticas. Esto puede significar una menor necesidad de agua, fertilizantes y pesticidas.
  • Sobrepeso excesivo: Cuando se trata del caso de una rehabilitación, la colocación de una cubierta ajardinada puede suponer un sobrepeso excesivo, sobre todo cuando se tratan de cubiertas aljibes, por lo que será necesario una valoración de la estructura.
  • Problemas de humedades en el edificio: Como ya hemos explicado, la presencia de vegetación va asociada a un alto nivel de humedad, ya sea por el riego, la absorción del agua de lluvia o la propia transpiración de las plantas. Si esta presencia extra del líquido elemento no se ha tenido en cuenta y no se han tomado las adecuadas medidas correctoras, el edificio puede resultar afectado por una patología.
Por todas estas razones, podemos concluir que la integración de especies vegetales en los inmuebles es una interesante estrategia sostenible, pero como todo, hay que realizarla bajo una correcta supervisión técnica para obtener garantías de éxito ya que -como hemos comentado en entradas anteriores- no hay soluciones universales que valgan para todos los casos, por lo que es imprescindible un adecuado estudio de cara a elegir la mejor opción.

4 comentarios:

  1. hola, me parece un trabajo de investigación muy bien echo , porque el mencionar ventajas y desventajas demuestra que es un proyecto serio, cabe mencionar que la idea es muy atractiva, podemos hacer crecer al país económicamente, turisticamente y ecologicamente. Podríamos implementarlo en algunas empresas ya que estas tienen la ventaja de contratar a personas especializadas en este tema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Susi:

      Muchas gracias por leernos y por su aportación.

      Efectivamente, existen numerosos estudios de las ventajas del empleo de la vegetación en la arquitectura pero generalmente omiten u olvidan los posibles problemas. Es imprescindible conocerlos para tener una visión global del asunto y poder tomar la decisión más adecuada.

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar
  2. Este tema es realmente completo ya que nos enseña a como ayudar a nuestro planeta al momento de adquirir una casa. Es interesante ya que nos enseña tambien las desventajas que esto puede llegar a tener y tomas las precauciones necesarias al momento de implementar esto. En nuestra ciudad seria algo novedoso y de mucha ayuda para el aire que se respira ya que al incrementar los construcciones con el paso del tiempo se van perdiendo lugares verdes que mucha ayuda le hacen al planeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada amiga:

      Muchas gracias por leernos y por su aportación.

      Una de las principales ventajas de incorporar la vegetación en la arquitectura es el ganar espacios verdes en las ciudades, algo que en general escasea, funcionando como pulmones de la cuidad y reduciendo el efecto de isla de calor, entre otros beneficios.

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar