28 de julio de 2014

Ventilación natural y arquitectura bioclimática

La función esencial de los edificios es proporcionar acogida a través de las condiciones favorables para su estancia y para el desarrollo de las actividades cotidianas de los seres humanos (trabajo, ocio y descanso). El espacio proyectado debe adaptarse al entorno en el que aparece, a los usos y usuarios del inmueble, ofreciendo confort ambiental, seguridad y salubridad.
Es común en muchas edificaciones problemas como la humedad, el moho, la proliferación de los ácaros del polvo, la acumulación de partículas de suciedad y el disconfort térmicos; derivados de construcciones no planificadas que no aprovechan el viento, un recurso natural y renovable, para garantizar un entorno saludable.


El uso apropiado de esta fuente genera diversas ventajas para los edificios, manteniendo la calidad del aire interior por el constante cambio, creando entornos saludables y confortables, mientras que reduce la demanda de energía:
  • Al llevar a cabo la renovación de aire, los vientos llevan microorganismos nocivos para la salud humana, los olores no deseados y los gases tóxicos, dejando que el ambiente fresco y ventilado, mejorando la calidad del aire.
  • Otra ventaja de una casa bien ventilada es la reducción de los gastos de energía en acondicionamiento de la temperatura y la humedad, ya que la ventilación natural se puede utilizar para el control térmico, eliminando el uso de aire acondicionado, lo cual es uno de los principales consumidores de energía.
Factores que influyen en la ventilación natural
La ventilación natural se puede conseguir por el movimiento del aire dentro del edificio sin la inducción por sistemas mecánicos. Este movimiento se produce a causa de la diferencia de presión de aire, ya sea por la influencia del viento o por la distintas densidades del aire a causa de la diferencia de temperatura.



Sin embargo, para diseñar espacios con ventilación adecuada no es suficiente hacer techos altos, usar la ventilación cruzada es saber que el aire caliente sube mientras que el aire frío desciende. Hay varias cuestiones deben ser observados antes de las croquis iniciales de un proyecto relacionados con el medio ambiente y el clima local.

Entre las características físicas que influyen en la ventilación de un edificio encontramos:
  • Los vientos dominantes locales (frecuencia, dirección y velocidad);
  • La radiación solar, de acuerdo con cada ambiente;
  • La humedad relativa del aire.
Para garantizar el confort térmico a través de la ventilación es necesario dimensionar la tasa apropiada de flujo de aire, manteniendo el equilibrio entre la temperatura y presión de los espacios. La ventilación natural puede causar molestias y el enfriamiento no deseado si no se planifica adecuadamente.

Canarias es un zona donde la temperatura media es cálido y húmeda durante el día y las variaciones climáticas son de baja amplitud, lo que permite el amplio uso de la ventilación natural en el control térmico residencial.
Ventilación Cruzada

La ventilación cruzada se produce cuando hay al menos dos aberturas en lados opuestos de los espacios, lo que permite la completa circulación del aire. La colocación de las aberturas debe tener en cuenta el efecto de los vientos predominantes en cada zona.
Ventilación por diferencia de temperatura del aire
Es conocido el hecho de que el aire caliente se eleva, ya que es más ligero, y cae el aire más pesado, más fresco. Sistemas de inducción térmica pueden desarrollarse a partir de esta premisa. Entradas de aire próximas al suelo permiten la entrada de aire fresco, empujando el aire caliente hacia arriba donde deben estar localizadas las salidas para éste, en pared o techo. Este es el principio que rige los recintos previos de las salidas de emergencia para evacuar el humo y permitir la renovación de aire.
Torres de viento

Este sistema de ventilación es típico de los países árabes. También funciona cuando no hay brisa, ya que la temperatura dentro de la torre es diferente de la del aire exterior. Se trata de una torre que permite la entrada de aire a través de un punto, forzándolo a moverse y salir por el otro lado, haciendo que el aire fresco entre en las estancias a través de aberturas situadas en la parte inferior del edificio. Se puede utilizar para succionar de aire caliente del interior de las viviendas o para ventilar patios, comunes en la cultura árabe.
El enfriamiento evaporativo
Para refrescar los ambientes la ventilación natural puede estar asociada con zonas de sombra o a fuentes de humedad. La evaporación que se produce con el paso del viento en lugares húmedos y mojados enfría el aire. Esta técnica se llama enfriamiento por evaporación, pues la evaporación del agua absorbe energía del aire en forma de calor, dejando más fresco. La aplicación de la refrigeración por evaporación es ideal en climas cálidos y secos.
Fuentes: Pensamento VerdeSustentArqui

No hay comentarios:

Publicar un comentario