25 de abril de 2014

Arquitectura Bioclimática y radiación solar

La Arquitectura Bioclimática es un concepto que trata de armonizar los edificios al clima y las características locales, pensando en las personas que habitan o trabajan en ellos, proporcionando comodidad al hombre en armonía con la naturaleza, con el aprovechamiento de la energía solar a través de las corrientes convectivas naturales y microclimas creados por la vegetación apropiada. Se trata de la adopción de soluciones arquitectónicas y urbanas adaptadas a las condiciones específicas (clima y hábitos de consumo) de cada lugar, utilizando la energía que se puede obtener directamente de las condiciones locales.
Proyecto ganador del Concurso Estudiantil Latinoamericano de Arquitectura Bioclimática
de la Bienal José Miguel Aroztegui. Maceió, 04 de octubre 2005 

La Arquitectura Bioclimática dirige el diseño arquitectónico de acuerdo a las características de cada sitio en detalle. De este modo, es posible incrementar la eficiencia energética de los edificios y reducir los impactos ambientales de los mismos.
Los beneficios de la luz y el calor de la radiación solar
El uso de la luz solar implica una reducción del consumo de energía para las condiciones de iluminación del diseño arquitectónico en su orientación espacial, como las dimensiones de la apertura y la transparencia de las ventanas de la misma. La intención de utilizar el calor del sol implica la selección de un material adecuado (aislante o no de acuerdo a las condiciones climáticas) para las paredes y cubiertas, y la orientación espacial, entre otros factores.

En zonas muy frías, por ejemplo, se puede optar por el aislamiento de las fachadas y el techo, y el uso de vidrios más transparentes a la radiación solar visible, infrarrojo cercano y parte del infrarrojo medio que entonces será absorbida por los objetos en el interior y reflejado en onda larga, calor (estas y otras características del vidrio se determinan por el tipo de tratamiento recibido: espesor, color y otros factores), resultando en una mayor calentamiento del ambiente interior.

En los lugares más cálidos se opta por lo contrario, adoptando cubiertas que impidan la radiación solar directa en las ventanas, o el uso de vidrios menos transparentes.


La Arquitectura Bioclimática también implica el desarrollo de técnicas y equipos necesarios para mejorar la eficiencia energética en los edificios, pero el factor predominante sigue siendo el aprovechamiento de la energía del sol, ya sea en forma de calor, cuando se utiliza para calentar el agua por ejemplo, o en la forma de luz, que puede ser mejor aprovechada con el fin de reducir el uso de iluminación artificial.

Son cuatro los principios básicos de la arquitectura bioclimática:
  • La creación de espacios en ambiente saludable para los residentes y usuarios;
  • La eficiencia energética y la consideración del ciclo de vida de la estructura edificada;
  • Minimización de los residuos;
  • Y el uso de fuentes de energía renovables y materiales que no dañan el medio ambiente.
Fuentes: InfoescolaDjalmaJr

2 comentarios:

  1. La arquitectura bioclimática puede producir una gran mejora de la eficiencia energética comparada con la arquitectura tradicional. Pero debe ser realizada por verdaderos especialistas en la materia. En mi zona, hay casos de supuestas viviendas bioclimáticas provistas de invernaderos que, por mal diseño de las protecciones solares, son un auténtico horno en verano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado José Javier:

      Completamente de acuerdo contigo. En nuestras latitudes pasa lo mismo, sólo hace falta visitar las viviendas bioclimáticas del ITER, donde algunas son verdaderos captadoras solares situados en la costa sur de Tenerife, convirtiéndose en hornos inhabitables.

      Por eso, como siempre recomendamos, es necesario contratar a especialistas específicamente formados en la materia, ya que "quien compra malo, compra dos veces".

      Muchas gracias por el comentario y por leernos.

      Atentamente, un saludo.

      Eliminar